Fragata

México, 20 de julio.- A contrapelo de sus innegables avances en materia de combate al crimen organizado, así como de sus ambiciosos proyectos para catapultar a la industria de la construcción naval y a su sector de investigación científica y tecnológica, la Marina luce severos atrasos en materia de transparencia y rendición de cuentas.

Anuncios

Con el apoyo total del presidente Enrique Peña Nieto, el alto mando naval dispuso en este sexenio una agresiva dinámica de modernización en materia de inteligencia, de desarrollo en construcción de unidades de superficie, de investigación científica y tecnológica y un inusitado acercamiento hacia sus pares de los Estados Unidos, tanto en colaboración estratégica como en operaciones contra el crimen organizado y en ejercicios navales multinacionales.

Sin embargo, esta dinámica de crecimiento y profesionalización también incluye el ocultamiento de datos, la información sesgada y hasta la revelación involuntaria sobre cómo opera una parte del sistema de espionaje e inteligencia naval desde las oficinas de Comunicación Social, en donde se decide el manejo y distribución de la publicidad de la secretaría.

El tema es interesante y llama la atención, porque da luces sobre los avances y retrocesos de la Secretaría de Marina (Semar) que siguen como agendas sin resolver a menos de un año de que concluya el sexenio de EPN.

Entre esas agendas destacan, por ejemplo, la de los resultados obtenidos por la infantería y fuerzas especiales de la Armada de México en la guerra contra el narco.

El aseguramiento de drogas, la detención de civiles involucrados en delitos contra la salud, el aseguramiento de armas, granadas, cartuchos, dinero, automóviles, aviones, lanchas, terrenos, así como la destrucción de plantíos de mariguana y amapola, de laboratorios clandestinos para elaborar droga sintética y la cantidad de toneladas de enervantes y opiáceos decomisados por lo menos en el último año de la administración del almirante secretario Vidal Francisco Soberón Sanz, son datos que permanecen en el absoluto misterio.

Si bien la Marina ha informado puntualmente de estos temas en sus comunicados de prensa y en conferencias en directo, ha omitido hacerlo –como parte de sus obligaciones de transparencia– en su portal, de internet prácticamente en todo el sexenio.

El micrositio de Transparencia Focalizada de la Semar debe mostrar –como lo hace el de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena)- todo el menú de temas sobre sus principales acciones.

El sitio de la Sedena presenta 22 temas a desplegar y todos están activos (Delitos del orden militar, Trámites del Servicio Militar Nacional, Operaciones Contra el Narcotráfico, Comercialización de Armas, Adquisición de Aeronaves, Armamento y Vehículos, Combustible consumido por las aeronaves de la Fuerza Aérea Mexicana, Parque Vehicular, Registro de Armas de Fuego y Control de Explosivos, Educación Militar, Reclutamiento, Personal dado de baja por diferentes motivos, Características de las Aeronaves de Ala Fija y de las Aeronaves de Ala Rotativa, Preguntas Frecuentes, Normatividad para la Realización de las Revistas de Inspección General y de las Auditorías, Captación de Quejas uy Sugerencias, Haberes del Personal Militar, Requisitos para la Contratación de Servicios, Programa de Eventos Académicos, Certificación de Estudios, Museos y Bibliotecas Militares, Ubicación de los Juzgados y Prisiones Militares e Índice de Expedientes Clasificados como Reservados.

El sitio de la Semar presenta 20 temas, de los cuales cinco son imposibles de consultar ya que nunca han estado activados. Los rubros de los que no hemos podido enterarnos en estos años de administración presidencial y del alto mando naval son: Operaciones Contra el Narcotráfico, Bajas del Personal Naval, Buques, Aeronaves y Vehículos, Combustible consumido por los buques, aeronaves y vehículos y Dirección de Capitanías de Puerto y Asuntos Marítimos.

Esta última sección sí esta activada, pero su información es muy pobre; no presenta mapas, directorio, un cronograma de metas y acciones mínimo para darle seguimiento o documentos básicos generados por la Marina o la SCT para comprender lo esencial en torno a los cambios que están teniendo lugar en el mundo marítimo nacional y carece por completo de documentos, análisis y estadísticas sobre este tema vital para la vida del país y el desempeño de la Marina en el mediano y largo plazos.

Pero el tema que llama la atención es el de los Expedientes Reservados, los documentos que la Marina ha negado a la opinión pública por diversas razones, muchas de ellas válidas y perfectamente entendibles, pero otras son inexcusables y escapan a toda lógica.

La forma de operar de la Unidad de Comunicación Social de la Marina fue cuestionada en 2016 en una solicitud de acceso a la información, las cual buscaba conocer toda la ruta crítica que se sigue en esa oficina para manejar los recursos financieros asignados y repartirlos en publicidad a los distintos medios de comunicación en todo el país.

La solicitud, resumida por la Marina, buscaba conocer lo siguiente: “PROCEDIMIENTO PARA LA LICITACION, ASIGNACIÓN, PROGRAMACIÓN Y/0 DISTRIBUCIÓN DE LOS RECURSOS EN MATERIA DE COMUNICACIÓN SOCIAL”.

Los mandos navales analizaron la solicitud de información y determinaron negar los datos al solicitante con un argumento revelador e increíble, al señalar que conocer dicha información pondría en peligro mortal al personal naval encargado de los procesos.

Textualmente, la justificación de la Marina para hacer pública la información, reservándola en forma COMPLETA hasta el año 2021, señala: “SE REVELA LA FORMA EN QUE EL PERSONAL NAVAL OPERATIVOCOMISIONADO EN ACTIVIDADES DE COMUNICACIÓN SOCIAL ACTÚA”.

Las razones y motivos de la clasificación son contundentes: “SE PONE EN RIESGO LAS OPERACIONES DE INTELIGENCIA, QUE SE REALIZAN ASI COMO LA VIDA E INTEGRIDAD DE CITADO PERSONAL”.

No hay error en el expediente CI-R-0026/16, creado para responder a la solicitud de acceso a la información que buscaba conocer la forma en que la Unidad de Comunicación Social de la Marina recibe los recursos asignados para operar y la manera en que los distribuye a la prensa en el país.

Conocer los detalles de esta función vulneraría operaciones de recopilación de información, es decir, de inteligencia de campo, indica la Marina en su negativa.

El micrositio de Expedientes Reservados muestra otros temas; tres relacionados con quejas por violaciones a los derechos humanos, uno más sobre la compra de armas y equipo bélico por parte de la Marina, otro para conocer detalles sobre los contratos para la compra de equipo de intervención telefónica y uno más que buscaba conocer cifras sobre el número de plantíos de mariguana erradicados por marinos entre 2010 y 2016.

Este último fue reservado hasta el año 2021 con el peregrino argumento de que dar a conocer dicha información PONE EN RIESGO LA EFICACIA DE LOS OPERATIVOS PARA ERRADICACIÓN DE CULTIVO ILÍCITO, lo cual es totalmente falso.

Curiosamente, el razonamiento para validar la negativa es el mismo que el presentado para negar los datos sobre el manejo de los recursos de publicidad en la Unidad de Comunicación Social de la Marina: SE VULNERA LA SEGURIDAD DE LAS OPERACIONES, INTEGRIDAD Y VIDA DEL PERSONAL NAVAL.

 

Jorge Medellín

@JorgeMedellin95

Estadomayor.mx

Anuncios

  1 para “Fragata

Deja un comentario