Aparentes reacciones y mensajes de militares frente al video de Palmarito



México, 12 de mayo.- Dos supuestas respuestas atribuidas a militares, al vídeo difundido sobre el operativo del 3 mayo en Palmarito, circulan desde temprano en medios digitales, sobre todo en la red de mensajería WhatsApp. Ambos mensajes coinciden en la justificación la supuesta ejecución extraoficial que se observa en dicho vídeo.

Anuncios

Ambos mensajes bien redactados y elocuentes, critican la falta de empatía de la sociedad ante las labores de seguridad que tienen que desempeñar las Fuerzas Armadas, así como justificar su actuar.

La primera carta, narrada en primera persona, narra el hartazgo de un militar frente a una sociedad que critíca y es indiferente a los problemas que enfrentan nuestras fuerzas armadas. Critica severamente a las organizaciones civiles y de Derechos Humanos: “ese dolor de ver hermanos caer y que nadie haga algo; porque somos nosotros los que salimos a partirnos la madre con los sicarios, no tu defensor de derechos humanos, no tu miembro de alguna ONG que nos acusa de lo peor“.

Mientras que la segunda, con supuesta información de un problema de corrupción y colución de las autoridades de Puebla, al final defiende y justifica al supuesto miliatr ejecutor: “El responsable enfrentará un doble juicio: en el fuero civil y en el militar. Será acusado de asesinato, perderá sus haberes y su grado, y pasará muchos años en la cárcel. ¿Es justo? Se cumplirá la ley. Pero la legalidad no siempre es sinónimo de justicia.

En aras de aportar mayor infomación para el análisis de la situación de seguridad del país, ambos textos a continuación:

 

En defensa del Ejército
Soldado anónimo

En los últimos días, surgió un escándalo que involucra a las Fuerzas Armadas en el tema de Derechos Humanos.

La violacion de derechos humanos por parte de militares es un tema muy conocidos y no se deben de ocultar; sin embargo, no es para justificar el actuar de nuestros hermanos de armas, solo diré lo siguiente y queda a criterio de la sociedad.

Los soldados ya estamos cansados de toda esta “narco-guerra” de capturar crimínales y que en poco tiempo salgan libres porque las demás autoridades no hagan su trabajo.

Estamos cansados de ver cómo emboscan a nuestros compañeros de forma cobarde y que ninguna autoridad, ONG o D.H. Hagan algo.

Estamos cansados, de que nos acusen de “uso excesivo de la fuerza” cuando combatimos a los narcos, pero cuando el narco nos ataca en poblados llenos de civiles con todo lo que tiene, nunca se dignen siquiera a investigar.

Perdemos compañeros en esta guerra y eso aunque eso no debe ser motivo de venganza, siempre nos dejara a nosotros ese dolor, ese dolor de ver hermanos caer y que nadie haga algo; porque somos nosotros los que salimos a partirnos la madre con los sicarios, no tu defensor de derechos humanos, no tu miembro de alguna ONG que nos acusa de lo peor, no tu que te quejas de nuestro trabajo en la comodidad del hogar.

Hemos perdido compañeros que han sido levantados estando en su día libre y los han torturado hasta matarlos, han matado a las familias de nuestros compañeros como represalia ¿Creen que eso no nos duele? y se que no faltara el que diga “si no pueden con su chamba, sálganse” y quien lo piense le pregunto ¿Que espera para tomar un arma y combatir al sicario? A ver si es tan fácil como dicen. Claro que podemos con este trabajo, pero nos atan las manos como si nosotros fuéramos los enemigos.

Queremos que el país sea mejor y si para lograrlo hay que morir o quedar mal de por vida, con gusto aceptamos el precio; pero no echen Nuestro sacrifico al carajo.

Hemos tomado medidas drásticas para combatir al mal, pero si tanto les hiere que violemos los derechos humanos del sicario “inocente”, entonces hagan la chamba ustedes.

Pero que sociedad tan doble moral e hipócrita tenemos, cuando unos soldados torturaron a una secuestradora para que dijera a donde tenía a una de sus victimas, medio México se indignó; pero cuando la misma gente lincha a un ladron o lo matan, hasta le aplauden.

A todo esto, para terminar solo diré; que si mucha desconfianza nos tienen los Derechos Humanos y sociedad; mejor regresemos a nuestros cuarteles.

Regresemos a los cuarteles, para que tengan la confianza de que nadie le tocara un pelo al sicario, si mucho aman a sus criminales; quédense con ellos y no vengan de rodillas a pedir que se haga algo.

Quiero ver cuanto tiempo dura el país sin un soldado partiéndose la madre en la sierra y conteniendo este mal. Pero si les indigna nuestro actuar, no olviden que cuando la operación fue difícil y peligrosa, nunca dijimos que no y nunca dimos un paso atrás, pues muchos vivimos eso y lejos de salirnos, aquí continuamos solo para tener una oportunidad más de cambiar el país.

Compañeros soldado y marinos, jamás pidan perdón por defender a su patria.

 

Injusticia hacia militares.

El hombre que fue ejecutado por un soldado el pasado 3 de mayo en Palmarito, municipio de Quecholac, Puebla, se llamaba Paulino Martínez Silva.

Dicen sus familiares que era un campesino y que ese día se dirigía a una fiesta. Lo que no explican es cómo hizo ese campesino para tener una camioneta BMW, por qué traía chaleco antibalas y por qué no obedeció la orden de detenerse marcada por los militares.

Paulino Martínez Silva era en realidad El Pavis o el Pavín, primo y lugarteniente de Antonio Martínez Fuentes, El Toñín, uno de los principales líderes de las bandas de robo de combustible de la zona.

Al parecer, el operativo desplegado el pasado 3 de mayo en Palmarito estaba dirigido a detener a El Toñín, quien logró escapar gracias a que movilizó al pueblo para rechazar la presencia de los militares y al escudo que en torno suyo hicieron sus lugartenientes, entre ellos El Pavis o El Pavín.

En uno de los videos difundidos el pasado miércoles se aprecia el momento en que un militar le da el tiro de gracia a El Pavis, quien ya estaba sometido y desarmado.

Y aunque se trataba de un peligroso delincuente que no no tuvo empacho en desafiar a las fuerza armadas, los excesos cometidos por un soldado, el sensacionalismo de algunos medios de comunicación y la mezquindad de algunos políticos, terminaron por convertir al peligroso huachicolero en víctima.

Lo que nadie dice es que los militares que acudieron al operativo del Día del Albañil sí son víctimas, por varias razones.

Cuatro militares perdieron la vida, al menos uno de ellos, por la espalda, a manos de uno de los campesinos que viajaban en vehículos blindados.

Los militares no tendrían por qué estar ahí en Palmarito cumpliendo labores de policías, como tampoco deberían estar en otras regiones del país haciendo lo mismo.

Pero estaban ahí porque las autoridades civiles han solapado y en algunos casos se han coludido con las bandas de robo de combustible que controlan la vida en los municipio de Puebla que componen el llamado Triángulo Rojo.

El Toñín, líder de una de las bandas que se disputan el robo y comercio clandestino de combustible, tiene al pueblo de Palmarito en la bolsa, porque les genera múltiples beneficios a través de la Asociación Civil Fusión y Fuerza, que preside su hermano, José Alejandro Martínez Fuentes.

Apenas el pasado martes, esta asociación celebró el Día de las Madres con un magno evento, al que asistieron aproximadamente cinco mil personas. Todas las mujeres salieron con regalo de ese evento, en el que hubo un gran derroche de recursos.
Y el pasado 6 de enero, Día de los Reyes, la asociación entregó 30 mil regalos.

Todo mundo sabe quién es El Toñin y quién es La Vieja, el líder de la banda rival Los Buchanans, –ligada a Los Zetas– en el Triángulo Rojo.

El anterior gobernador, Rafael Moreno Valle, solapó el crecimiento de esta actividad ilícita en la región. Su sucesor, Antonio Gali, poco o nada ha hecho para enfrentar la situación.

Y varios de los presidentes municipales de la región están involucrados en el negocio de la ordeña de los ductos de Pemex. Por eso estaba el Ejército el pasado 3 de mayo en Palmarito y por eso ha estado ahí en otras ocasiones, durante las cuales ha sufrido agresiones.

La ejecución sumaria de El Pavis es condenable, pues no es ésa la forma en que deben actuar las corporaciones de seguridad del Estado. El responsable tendrá que ser juzgado y sancionado como lo establece el marco jurídico.

No se sabe aún si recibió órdenes de algún superior. Posiblemente lo hizo a motu propio, enojado, dolido, por la forma en que minutos antes un compañero de armas había sido asesinado por la espalda cuando los militares ya iban en retirada, como se aprecia en uno de los videos.

El soldado ejecutor quizá pensó que al matar a El Pavis vengaba a su compañero y hacía justicia.

El responsable enfrentará un doble juicio: en el fuero civil y en el militar. Será acusado de asesinato, perderá sus haberes y su grado, y pasará muchos años en la cárcel. ¿Es justo?

Se cumplirá la ley. Pero la legalidad no siempre es sinónimo de justicia.

Por cierto, la delincuencia ya tiene defensor de oficio.

Por enésima vez, el eterno aspirante a la Presidencia de la República, Andrés Manuel López Obrador, se puso de lado de los delincuentes, esta vez, de los huachicoleros.

Con su discurso demagogo de siempre, López Obrador pidió que termine “la violencia contra la ciudadanía”, en alusión al operativo de Palmarito.

 

 

Redacción

@EstadoMayor_mx

EstadoMayor.mx

 



Anuncios

  1 para “Aparentes reacciones y mensajes de militares frente al video de Palmarito

  1. Julio Santos
    14 de mayo del 2017 en 11:02

    Estas cartas deberían tener difusión en los medios, debemos buscar soluciones creativas para dejar de estar matándonos entre mexicanos, una gran parte de la culpa la tienen algunos políticos corruptos que han servido de Modelo de éxito a seguir, necesitamos que la justicia se pareja y crear oportunidades para los que menos tienen.
    Si se aplicara la justicia, y los datos que aportan son verídicos, este soldado tiene muchos atenuantes a su favor, empezando por el estado psicológico momentáneo, por su servicio a México, por haber elegido estar de parte de la ley y no de la ilegalidad al trabajar en el ejército y no en la delincuencia.
    Por lo que a mí respecta, muchas gracias por su trabajo y entrega, las fuerzas armadas son las instituciones más respetadas por los ciudadanos, ojalá sigan así.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *