La caída del MD-530



México, 10 de abril.- La pericia del Capitán Primero de la Fuerza Aérea, Hugo Cárdenas Ayala, evitó una nueva tragedia en la Fuerza Aérea Mexicana (FAM). Su experiencia tripulando aparatos Mac Donell Douglas Defender durante más de 10 años, hizo que el desplome de su aeronave no se tradujera en un impacto brutal contra un sembradío que estaba en su ruta de navegación sobre el municipio de Tequisquiac, al noroeste del Estado de México.

Anuncios

La Base Aérea Militar No.1 (BAM-1) de Santa Lucía, en Tecámac, Estado de México, es la sede el Escuadrón Aéreo 112 (EA-112), del cual formaba parte el MD-530F que piloteaba el capitán Cárdenas.

Desde ese lugar despegó el aparato para cubrir la ruta de traslado hacia las instalaciones de la Sexta Zona Militar, en Saltillo, Coahuila, en donde se integraría a las operaciones de apoyo a la seguridad pública y de vigilancia aérea y apoyo en operaciones contra el narcotráfico.

El MD formaría parte de las unidades de apoyo que se concentran en Torreón, en donde se encuentran el cuartel general de la XI Región Militar y las instalaciones del 33 Batallón de Infantería.

Esas eran las órdenes, pero en cuestión de minutos la realidad cambió. El MD-530F comenzó a perder sustentación y cuando llevaba cerca de 10 kilómetros recorridos con dirección noroeste, el capitán Cárdenas Ayala dio aviso a los operadores de la torre de control en Santa Lucía y notificó la posición aproximada de su descenso forzoso.

El Defender perdió potencia y altitud. El capitán llevó el aparato como mejor pudo hacia una zona deshabitada pero no logró control totalmente el descenso y el MD chocó contra la tierra; perdió las palas, el rotor de cola, la mitad del fuselaje y las puertas de la cabina.

Ese fue el accidente número 13 de un MD-530F desde su llegada a México, en julio de 1992, fecha en la que el alto mando que encabezaba el entonces general secretario Antonio Riviello Bazán.

En su último año al frente de la institución, el general decidió incorporar este tipo de aeronave de ala rotativa que estaba destinada a apoyar operaciones de erradicación, pero acabó siendo utilizada en Chiapas para combatir al Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) que se alzó en armas en las primeras horas de 1994.

Las credenciales técnicas del MD-530F son las de un aparato de bajo costo operativo y alto rendimiento en misiones encomendadas. En octubre de 2008, la Sedena contestó a otra solicitud de acceso a la información sobre el gasto operativo y de combustible por hora de varias aeronaves de ala fija y de ala rotativa.

De acuerdo con la respuesta de la FAM a través de la Defensa Nacional, el costo por hora del combustible de un MD-530F era de $ 784.30 pesos, mientras que el costo de la operación total por hora de vuelo era de $21,615.00 pesos.

En su página de internet la Sedena tiene un documento en el que ofrece algunas especificaciones de los aviones y helicópteros con los que cuenta. Sobre los MD-530F señala:

Capacidad de carga: 181.4 KGS.

Capacidad de pasajeros: 2 PAX.

Autonomía en horas: 02:20 HORAS.

Velocidad indicada: 90 KTS (nudos).

País y año de fabricación: E.U.A.1987

Fecha de arribo a México: 1992 – 1997

Empleo: RECONOCIMIENTOS

               APOYO AÉREO

               APOYO A VIGILANCIA AÉREA

               ESCOLTA AÉREA.

(Fuente: Sedena)

El documento La Fuerza Aérea Mexicana. La aviación militar; un siglo de historia (1915-2015), presentado durante el centenario de la FAM, aborda el tema de la modernización de esta arma y dice de estos aparatos: “las notables máquinas McDonnell Douglas MD 530F “Defender”, sumamente ligeras y muy maniobrables, a la vez que resistentes y de bajo costo de operación, fueron adquiridas en julio de 1992”.

Estos diez helicópteros recibieron la designación HBRE, que significa Helicóptero de Búsqueda, Rescate y Evacuación. Los aparatos fueron destinados al Escuadrón Aéreo 203, al Escuadrón de Operaciones Especiales 214 de Culiacán, Sinaloa, y al Escuadrón Aéreo de Operaciones Especiales 215 de Pie de la Cuesta, Guerrero, indica el documento.

 

Los MD-530F tienen un récord de accidentes e incidentes que la Sedena guardó en secreto hasta que en 2003 se creó la ley Federal de Acceso a la Información Pública Gubernamental, gracias a la cual se han podido conocer detalles como el de la siniestralidad del material aéreo de la FAM, las causas de los accidentes, el número de víctimas y en ocasiones sus nombres y grados.

Una de las primeras respuestas de la secretaría sobre accidentes sufridos por sus aeronaves entre 1972 y 2005 revela que la primera pérdida de un MD ocurrió el 27 de abril de 1993, en El Salto, municipio de Pueblo Nuevo, Durango.

Los siguientes once accidentes se dieron en:

–       Tenosique, Tabasco (16 de mayo de 1995)

–       Copalar, Chiapas (17 de mayo de 1995)

–       Luis Espinoza, Chiapas (03 de enero de 1997)

–       Santa Gertrudis, Chihuahua (15 de mayo de 1999)

–       Cerca de la BAM-1 Santa Lucía (15 de octubre de 2004)

–       Cerca de la BAM-1 Santa Lucía (15 de octubre de 2004)

–       Ciudad de México (07 de mayo de 2008)

–       Sinaloa (17 de febrero de 2008, Operaciones Contra el Narcotráfico)

–       Michoacán (28 de mayo de 2010, Operaciones Contra el Narcotráfico)

–       Michoacán (28de mayo de 2011)

–       Tamaulipas (10 de octubre de 2016)

Pese a su siniestralidad, los MD-530F son aparatos que gozan de muy buena reputación a nivel mundial. Diversas publicaciones y sitios especializados en aviación militar coinciden en ubicarlo entre las diez aeronaves de combate más usadas en el mundo.

Publicaciones como World Air Forces lo han colocado en los últimos diez años en el séptimo sitio –en una lista de los diez aparatos más empleados–, por debajo de aeronaves como el estadunidense Black Hawk (primero de la lista) y el ruso Mi-17 (segundo en la lista) y entre naves como AH-64 Apache, el CH-53 Stallion, el Mi-24 Hind, el CH-47 Chinook y los Bell 212 y 412.

En donde hay discrepancia en cuanto al caso de México, es en el número de MD-530F que fueron adquiridos y sobre cuántos quedan operables.

De acuerdo con los datos de World Air Forces, de 2012 a 2016, la FAM pasó de tener 28 unidades al final del sexenio del presidente Felipe Calderón, a 15 aparatos en la transición al mandato de Enrique Peña Nieto, reducción cuyos motivos no se explican en la publicación especializada.

Otra fuente que maneja información mundial actualizada sobre aviación civil y fuerzas amadas es Scramble on the web, la cual tiene una edición impresa (Scramble Magazine) en la cual se señala que existen 15 MD-530F integrando el Escuadrón Aéreo 112, con sede en la BAM-1 de Santa Lucía.

En 2006, el investigador Iñigo Guevara, graduado en la Universidad de Georgetown como especialista comercio mundial de armamento, elaboró un documento con el estado de fuerza y orden de batalla de las fuerzas armada mexicanas, que entonces contaban con 183 mil 700 efectivos tan solo en el Ejército.

En total, integrando a la Fuerza Aérea y a la Marina-Armada de México, los efectivos militares ascendían a 249 mil 500 elementos, indicaba Guevara. El especialista anotaba en su texto que la FAM tenía en ese tiempo helicópteros MD-530F.

En 2010 Guevara publicó el artículo Mex to the Max, en la revista Air Forces Intel, en el que analizaba los cambios y el proceso de modernización de la FAM iniciado en el sexenio de Felipe Calderón. En su análisis señalaba que la Fuerza Aérea Mexicana recibió originalmente 25  aparatos MD-530F pero que solo 22 estaban operables.

Tres años antes el Estado Mayor de la Defensa Nacional (EMDN) elaboraba un documento de 65 páginas en el que se hacía un balance crítico y nada positivo sobre la situación de abandono y deterioro en que se encontraban las fuerzas armadas.

En el texto se detallaba que la FAM estaba integrada de la siguiente manera:

–       8 Escuadrones Aéreos de Pelea

–       7 Escuadrones Aéreos de Reconocimiento

–       8 Escuadrones Aéreos de Transporte

–       1 Escuadrón de Vigilancia Aérea

–       1,863 organismos de carácter logístico

 

En cuanto a las aeronaves de combate, el documento indicaba que se contaba con:

–       20 MD-530

–       6 UH-60L

–       2 Pilatus PC-9

–       35 Pilatus PC-7

–       10 F-5

 

La publicación especializada World Air Forces (WAF) difunde cada año un balance sobre el material aéreo con el que cuentan las principales fuerzas bélicas del planeta.

En el caso de México, la WAF señaló en su balance de 2012 que la FAM contaba con 28 aparatos MD-530. En su revisión de 2013 la cifra se redujo a 15 helicópteros y se ha mantenido así hasta el reporte del 2016.

Todo indica que con el accidente del MD que piloteaba el capitán Cárdenas Ayala, la cifra de aparatos se redujo a 14 unidades y difícilmente volverá a crecer.

En abril de 2015, el Coronel Humberto Zerón Martínez publicó en la Revista Electrónica La Gran Fuerza de México, editaba por la Sedena, un breve análisis sobre las necesidades de reequipamiento y modernización de la FAM, destacando los requerimientos para adquirir 112 aeronaves de ala fija y de ala rotativa.

El coronel señalaba que la importancia que revestía para el Ejército la compra de 15 helicópteros Bell 407, de 18 helicópteros UH-60M (Mike) Black Hawk, así como de 7 helicópteros Agusta Westland AW 109-SP, de 42 aviones T-6C Texan, de1 jet Challenger, de 25 avionetas entrenadoras Grob120TP, de 2 aviones turbohélice King Air ER y de 2 aviones C-295.

Esos son los planes de modernización, en los que no entran los veteranos MD-530F.

 

Jorge Medellín

@JorgeMedellin95

Estadomayor.mx



Anuncios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *