Ver lo que no queremos ver. #MásMasacresEnMéxico

México, 18 de enero.- Hoy por la mañana un niño de 12 años, baleó a dos estudiantes y una maestra, para después terminar él mismo su vida con un balazo. Es la noticia de más difundida y discutida. En redes sociales hay expresiones de tristeza, solidaridad con los familiares, peticiones por hacer un “alto” a viralizar imágenes y videos que violen el derecho de víctimas, en este caso, niñas y niños, respetar el luto que viven familiares y sociedad.. pero también mensajes que festejan el hecho bajo #MásMasacresEnMéxico.

Anuncios

Ante estos hechos, existe una pregunta constante “¿qué está pasando?” Este cuestionamiento tiende a varias respuestas y responsables: la sociedad, la escuela, la familia, el gobierno. Queremos buscar una cara, un nombre, un responsable ante estos hechos. La respuesta está en la conjunción de todos los factores. Y a esto, agregarle una falta de escucha.

Entre tuits y tuits de noticias y comentarios, en el subtexto hay un movimiento que al parecer siempre estuvo ahí, pero no fue visibilizado: #MásMasacresEnMéxico. Aquí se ve la contraparte, donde publican ideas como: “¿para qué fingir si te cortas y eres suicida? Si lo de hoy en día es hacer tu propio tiroteo”, “la violencia es la solución”, “a mi hijo le pondré el nombre de F—-o para recordar a ese gran héore” refiriéndose al nombre del atacante en Monterrey. Otros publican el último tuit del atacante como un muy buen final, mientras otras publicaciones piden más tiroteos para que haya más oxígeno en el mundo. La mayoría de estas publicaciones nombra a la “Legión Holk”, un grupo que tiene publicaciones como “Esto pasa por los putos medios que se meten con las redes sociales Vamos a lo grande”, “Más masacres, menos bullying”. La “LegiónHolk” es un colectivo al que se le atribuyen ataques cibernéticos y mensajes agresivos contra figuras públicas en varios países de latinoamérica, como Colombia, Argentina, Chile, España, México y Venezuela.

Las publicaciones las hacen jóvenes de México y Latinoamérica quiénes tambien avisan en su cuenta de tuiter: “Estamos dispuestos a continuar con esto, es hora de que tengan miedo”.

¿Qué está pasando? La respuesta por el momento sería hay que ver lo que no habíamos visto, hay que informarse, escuchar. Para entender un fenómeno social hay que poner una pausa, escuchar lo que está sucediendo, entenderlo y actuar. Ya no solo en los discursos del gobierno, o en las noticias de los medios o en los análisis de expertos; sino en lo que se publican en las redes, lo que lleva gestándose y se minimiza. Este es un ejemplo de que la violencia, cualquiera que sea, hay que verla; señalarla. ¿Qué está pasando con estos jóvenes que encuentran una respuesta en redes sociales? ¿cómo un discurso en redes puede afectar lo presencial o viceversa? ¿qué nos corresponde hacer como sociedad?

Varias preguntas por contestar ante esta situación. Ya no es el estado contra crimen organizado, o crimen organizado contra la sociedad. Es un niño contra otros niños. Es un discurso que se hace viral y afecta. Es momento de tomarlo con la seriedad necesaria.

Diana Medina.

@PapasDF

EstadoMayor.mx 

Anuncios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *