Los ascensos del inicio del declive

Quedan solamente 2 entregas de ascensos a la presente administración. Foto: Angel Silva La plana mayor del ejército y Fuerza Aérea Mexicana se renueva. Con los siete nuevos generales de división, uno de ellos piloto aviador, el tablero militar se diversifica en un año que comienza la curva descendente en la gestión del general Salvador Cienfuegos Zepeda. Las críticas al sistema de ascensos en la milicia toman nuevos bríos cuando se pone como ejemplo a los “favoritos” del poder, como sucede con el jefe del Estado Mayor Presidencial que llega a divisionario sin que en los últimos años haya estado al mando de tropas en el interior del país. Lo mismo se le señala al ex secretario particular del titular de la Defensa Nacional, quien como agregado militar en Washington, ascendió a general de brigada.

Anuncios

México, 21 de noviembre.- Cuando faltan dos promociones en el ejército para que concluya la administración del general Salvador Cienfuegos Zepeda como secretario de la Defensa Nacional, en el inicio de la curva descendente de su gestión, el tablero militar se amplía y ascienden dos de los cercanos al comandante supremo y al alto mando militar.

En solo cuatro años Roberto Francisco Mirada Moreno, jefe del Estado Mayor Presidencial y responsable de la seguridad de Enrique Peña Nieto y su familia, alcanzó su tercera estrella junto al escudo nacional que lo acredita como general de división.

Otro cercano a la cúpula del poder que ganó su segunda estrella al ascender a general de brigada, fue Andrés Fernando Aguirre O. Sunza, ex secretario particular del general Cienfuegos, y actual agregado militar en la Embajada de México en Washington.

A diferencia de años anteriores los ascensos de este 2016 para general de división se entregaron a seis oficiales del ejército de tierra y uno de la fuerza aérea. Con antelación la cifra no rebasaba los cinco. Por orden alfabético el primero que apareció en la lista fue Luis Alberto Brito Vázquez, nuevo divisionario, actual director general de personal de la secretaría de la Defensa Nacional. En su currículum se destaca que su último ascenso fue en el año 2006, cuando alcanzó el rango de general de brigada. En 2009 fue director de Artillería, y después estuvo entre 2010 a 2012 de comandante en la 38 zona militar en la fronteriza ciudad de Tenosique, Tabasco, paso recurrente de migrantes, tráfico de droga y armas que vienen de Centroamérica. Su cercanía con el alto mando quedó de manifiesto cuando fue designado en septiembre del 2015, comandante de la columna militar del desfile del 16 de septiembre.

Quizá de los que cuentan con mayor experiencia en el ejercicio del mando de tropas de los que llegaron este 20 de noviembre a general de división, se encuentra José Ricardo Bárcena Rosiles, oficial de caballería, quien arribó en enero pasado a Tijuana para hacerse cargo de la comandancia de la segunda zona militar. Su nombramiento se dio en un contexto del incremento de la violencia, que se reactivó como no se veía desde el año 2010. El día que tomó posesión, declaró que su objetivo sería disminuir los delitos en Baja California como el narcotráfico y los asesinatos, los cuales 11 meses después han colocado a ésta ciudad fronteriza en el segundo lugar de homicidios violentos solo por abajo de Acapulco. Su designación se dio tras ocupar la titularidad de la comandancia de la 22 zona militar en Santa María Rayón, Estado de México, a donde llegó en 2014 para relevar al general José Luis Sánchez León, tras la masacre de civiles en Tlatlaya. En su hoja de servicios se destaca que fue subjefe administrativo y de logística del Estado Mayor de la Defensa Nacional, agregado militar a la Embajada de México en Washington y delegado en la Junta Interamericana de Defensa.

Quién también se sumó a la plana mayor como nuevo general de división fue Raúl David Guillén Altúzar, actual comandante de la 37 zona militar de Santa Lucía, Estado de México. Su último ascenso data del año 2010, cuando era comandante de la Guarnición Militar de Matamoros, Tamaulipas, en el año en que se dio la ruptura al interior del Cartel del Golfo que generó una ola de violencia que con sus altibajos, se ha mantenido a tope en ésta ciudad y en Reynosa en los últimos años. Nacido en Comitán, Chiapas en 1954, en 2013 era comandante de la Guarnición Militar de San Cristóbal de las Casas, de ahí fue enviado a Puerto Vallarta donde ocupó la titularidad de la comandancia de la 41 zona militar en la costa de Jalisco.

Su colega en la entidad era el general Javier Cruz Rivas, comandante de la 15 zona militar en Zapopan, Jalisco, hasta hace unos meses y quien también ascendió a general de división en ésta promoción del 2016. En mayo del 2015, apenas llevaba cuatro meses al frente de la comandancia cuando ocurrió el ataque al helicóptero de la Fuerza Aérea en la zona sur del estado donde murieron siete personas, 19 más resultaron heridas y se reportaron 39 bloqueos en una ofensiva contra fuerzas federales por parte del Cartel de Jalisco Nueva Generación (CJNG). El general Cruz Rivas había sido con antelación jefe de la 18 zona militar en Pachuca Hidalgo, y años atrás en 2002 fue comandante del 66 batallón de infantería en El Lencero, Veracruz. En la actualidad es subjefe operativo del Estado Mayor de la Defensa Nacional.

El sexto militar en alcanzar el grado de general de división fue Ángel Prior Valencia, actual director de Educación Militar y rector de la Universidad del Ejército y Fuerza Aérea. En agosto del 2011 fue nombrado comandante de la 17 zona militar en Querétaro. Su último ascenso data del año 20o7, cuando llegó a general de brigada. El único piloto aviador en alcanzar la tercera estrella en el escudo nacional que lo acredita como general de división, fue Álvaro Remberto García Taboada, comandante de la base aérea militar número cinco en Zapopan, Jalisco.

En esta promoción superior en total fueron 19 generales los que alcanzaron el rango de brigada. Uno de ellos fue Ernesto Alejandro Vadillo Trueba, designado a principios de este año mando federal en la zona sur de Tamaulipas con sede en El Mante. Ascendió en 2003 a coronel y en 2010 a general brigadier. Otro que alcanzó su segunda estrella junto al escudo de general de brigada fue Martín Terrones Calvario, ex director de comunicación social de la secretaría de la Defensa Nacional, y actual comandante de la Guarnición militar de Cancún, Quintana Roo.

 

Juan Veledíaz

@velediaz424

Estado Mayor MX

Anuncios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *