General Guillermo Moreno Serrano



 

México, 8 de marzo (Redacción).- Si partimos de la premisa que todos los generales divisionarios en activo pueden convertirse en Secretario de la Defensa Nacional el próximo diciembre, el nombramiento del general Guillermo Moreno Serrano, todavía en activo, como titular de la Subsecretaría de Seguridad Pública Federal, actividad civil, lo coloca prácticamente fuera de toda posibilidad.

Anuncios

No que no estuviese antes muy lejos de esta opción por los acontecimientos en Monterrey donde, en marzo del 2010 se encontraron los cadáveres de dos estudiantes, Jorge Antonio Mercado Alonso y Javier Francisco Arredondo, ambos de familias de Coahuila, en instalaciones del Tecnológico de Monterrey presuntamente asesinados por efectivos militares.

En ese tiempo Moreno era Comandante de la  IV Región Militar.

Después del escándalo Moreno fue llevado al Distrito Federal a hacerse cargo de la Policía Militar.

Y luego fue nombrado Comandante de la IX Región Militar con sede en Guerrero, en octubre del 2011.

La llegada de Moreno Serrano al cargo de Subsecretario es uno de los eslabones finales de una carrera militar muy poco ortodoxa, con grandes éxitos y aparentes “castigos”, con “caídas” que muy pocos militares hubiesen podido  subsanar.

Por ejemplo, llegar a la Guarnición Militar de Coatzacoalcos, verdadera zona de castigo sin mando, después de haber sido Rector de la Universidad del Ejército y Fuerza Aérea y Director General de Educación Militar.

¿Cómo conjurar, también conjugar, habilidades académicas con la operatividad policíaca?

Porque ahora resulta que Moreno es policía.  Y que tendrá bajo su mando a los policías-militares de la Secretaría de Seguridad Pública.

Moreno Serrano es un hombre muy interesante.  Muy inteligente.  Muy hábil.  Con una capacidad de respuesta ante los medios de comunicación que pocos militares tienen.

Y a ratos tiene una ingenuidad impresionante, ya que solamente eso explica la publicitación del festejo del Día del Ejército en Chilpancingo donde apareció rodeado de “vedettes” que le llevó, a la celebración formal, el gobernador.

Fotografía publicada en Reforma para lapidarlo públicamente.  Y que, de acuerdo a los más ancestrales usos y costumbres castrenses, debe haber sido un factor importante para su nuevo nombramiento.

Que si bien es importante en un organigrama “político”, en cuanto a una responsabilidad civil de seguridad pública, en los hechos lo “elimina” de la carrera por la sucesión interna en la Sedena.

Moreno Serrano, hay que insistir en ello, tiene una gran capacidad de sobrevivencia, de convertir los días malos en mejores, de darle la vuelta a todo aquello que va contra su carrera militar.  Todo indica que su nombramiento en Guerrero era, sobre el terreno, un reconocimiento a su capacidad, a su talento, una oportunidad para enterrar todo lo que se magnificó de las muertes en Nuevo León.  Aparentemente una fotografía tipo “taibolera” vino a volver a significar su destino, ahora en una responsabilidad civil.

Una caída hacía arriba pues.

Uno menos en la contabilidad del próximo diciembre.



Anuncios

  4 en “General Guillermo Moreno Serrano

  1. NANCY M CH
    19 de julio del 2012 en 15:33

    Que corriente y vulgar de GENERAL espero no sea el Secretario de la Defensa ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *