La modernización en la Marina

Fragata Multipropósito Damen Clase Sigma. Foto: EspecialMéxico, 10 de julio.- La Armada de México avanza a pasos lentos pero seguros hacia una etapa de modernización en la que busca fortalecer a su flota costera con buques de última generación.

Anuncios

El objetivo: darle presencia real a su fuerza naval en el Golfo y en el Pacífico para cumplir así con las misiones que constitucionalmente le ha asignado el país. Para conseguirlo, la Armada estaría por concretar la compra de una nave multipropósito con la finalidad de construir más buques similares en astilleros de la Marina.

Se trataría de una fragata multipropósito Damen, de la Clase Sigma, construida en Dinamarca y en torno a la cual hay negociaciones avanzadas, señala un reporte especial titulado Armada de México hacia el siglo XXI, elaborado por la firma de análisis en seguridad, inteligencia estratégica y control de riesgos Riskop, y que será publicado próximamente en la Revista del Centro de Estudios Superiores Navales CESNAV, de la Secretaría de Marina-Armada de México.

El documento señala destaca que “Si bien todavía no existe un proyecto concreto, lo cierto es que la Armada de México estaría explorando la viabilidad de adquirir un modelo multipropósito moderno en el mercado internacional, que pudiese incluso fabricarse en el país”.

Lo anterior, añade, “no es descabellado, toda vez que la Armada tiene un largo y exitoso historial de construcción de buques en sus propios astilleros, mediante la firma de acuerdos de cooperación y transferencia de tecnología con empresas internacionales de alto nivel”.

El análisis de Riskop indica que en los próximos meses, la Armada estaría por definir qué modelo habría de seleccionarse para este propósito, “lo que se convertiría en un eslabón más del proceso gradual de modernización –y ampliación de capacidades- vislumbrado desde hace algunos años”.

Los analistas de Riskop recuerdan que “la naturaleza bioceánica del país (con su riqueza en recursos naturales), su posición geoestratégica como puente intermedio entre los mercados del pacífico y el atlántico, así como las posibilidades en materia de explotación de hidrocarburos en el futuro cercano, obligan a repensar el papel de la Armada como el componente militar estratégico de cara al siglo XII mexicano”.

Como contexto histórico de su análisis, la firma de seguridad y riesgos detalla que la Zona Económica Exclusiva (ZEE) mexicana tiene una extensión aproximada de 3.2 millones de kilómetros cuadrados, es decir, casi el doble del total de la superficie terrestre nacional.

La lógica dictaría que la Armada de México fuese dotada de medios marítimos, aéreos y terrestres para cumplir con su mandato constitucional, garantizando el empleo de un mínimo de capacidades en materia de guerra de superficie (ASuW), guerra anti-submarina (ASW), guerra antiaérea (AAW) y patrulla marítima (MP), señala el texto.

En este sentido, continúa, “debe decirse que la Armada de México ha enfocado la mayor parte de sus esfuerzos de modernización en la consolidación de una flota de patrulla marítima que ejerza un mínimo poder de disuasión frente a actividades ilícitas en la ZEE, tales como la pesca ilegal, piratería, tráfico de personas y, con cada vez mayor relevancia, el tráfico de estupefacientes”.

Sin embargo, el abandono en el que el Estado Mexicano ha tenido a la Armada ha repercutido seriamente en su desarrollo, presencia y proyección como instrumento de defensa de la soberanía y herramienta para la preservación del estado de derecho y del orden interno.

La firma Riskop advierte que este esfuerzo ha llevado a la Armada a concentrar sus recursos –escasos– en adquirir y/o construir buques de patrulla oceánica (OPV), y no en medios marítimos de mayor complejidad (como los mencionados anteriormente).

Asumir dicha estrategia de defensa y desarrollo naval no debe pensarse como un error de la Marina, indica el análisis.

De hecho, “lo anterior debe pensarse como el primer eslabón –necesario- de un proceso a largo plazo que incremente, de manera escalonada, las capacidades navales de una marina de aguas marrones (Brown-water navy: operaciones exclusivas en litoral) a una marina de aguas verdes (green-water navy: operaciones en litorales, mar patrimonial y un mínimo de capacidad expedicionaria)”, agrega.

Lo anterior  es relevante en la medida en que la Armada de México ha manifestado un renovado interés en la adquisición y fabricación de buques multipropósito que, aunque enfocados principalmente a operaciones de vigilancia marítima, posean también capacidades ASW y AAW.

Por ello la Armada aún se encuentra en la fase exploratoria para definir las posibilidades de este esfuerzo –que la acercarían más a una marina de aguas verdes, explica el documento.

Jorge Medellín

@JorgeMedellin95

Estado Mayor MX

Anuncios

  10 en “La modernización en la Marina

  1. Avatar
    Sergio
    15 de abril del 2017 en 11:50

    Excelente… y esperemos ver algún día Portaaviones de escolta, submarinos y catamaranes para helicópteros capaces y modernos fabricados por nuestros astilleros… y diseñados por México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *