‘Foco rojo’ en tierra caliente mexiquense

Tierra Caliente Mexiquense. Foto: EspecialLas alertas llevaron a actuar al gobierno federal y esta semana se desplegaron fuerzas federales en los 13 municipios que colindan con Guerrero y Michoacán, en la región de la Tierra Caliente mexiquense. La disputa por el corredor de droga, que viene de la zona serrana centro de Guerrero hacia Morelos y el sur del Estado de México, entre las organizaciones criminales de la Familia y Guerreros Unidos, se ha saldado con la captura de sus líderes en los últimos meses. Pero la pelea no termina, se recrudece y ha ocasionado un incremento en los secuestros de personas con cierto poder adquisitivo en lugares de descanso como Valle de Bravo.

Anuncios

Mexico, 13 de agosto.- José María Chávez Magaña apuntó en el mapa los municipios del sur del Estado de México donde sus huestes tienen el control de carreteras y caminos rurales utilizados para el paso de droga que viene del norte del estado de Guerrero. Hace unas semanas poco después de que fuera detenido por efectivos de la marina en Pénjamo, Guanajuato, este individuo apodado “el Pony” e identificado como líder de la organización criminal La Familia en la Tierra Caliente mexiquense, reveló a las autoridades ministeriales federales cómo opera la red de protección de policías y funcionarios municipales en al menos 13 municipios que colindan con Guerrero y Michoacán. Y no solo eso, también trazó un mapa de las zonas que controlan sus adversarios de la organización denominada Guerreros Unidos, antiguos aliados suyos, quienes dominan varios municipios guerrerenses donde algunos de los alcaldes de la zona norte han sido acusados de trabajar para ellos.

Las declaraciones de Chávez Magaña se cruzaron con información de inteligencia en el terreno para tener un panorama actualizado sobre quiénes son y cómo operan los grupos armados en la zona sur del Estado de México, dijo una fuente del Sistema Nacional de Seguridad Pública que pidió no ser identificado por no estar autorizado para hablar de lo que ocurre en esa entidad. Pocos días antes de la captura del “Pony”, quien también usaba los seudónimos de Leovigildo Arellano Pérez y Martín Soto Chávez, se registró la muerte de 22 presuntos secuestradores en el poblado de Tlatlaya, en la región calentana mexiquense. Las autoridades locales y federales dieron versiones encontradas, unos dijeron que pertenecían a la organización de la Familia y otros a Guerreros Unidos. También se generaron dudas de la versión del ejército de que fue un enfrentamiento, la agencia AP difundió que existían evidencias de que se pudo tratar de un fusilamiento.

La beligerancia de los grupos armados en lo que va del 2014 preocupó demasiado a las autoridades federales quienes presenciaron cómo el gobierno del estado se mostró impotente ante el crecimiento de los delitos de alto impacto, añade la fuente del SNSP. Se tienen reportes que el secuestro se incrementó junto a los asesinatos en 13 de los municipios mexiquenses que forman parte de la región de Tierra Caliente y otros más como Valle de Bravo que colinda con ellos. En ésta localidad el gobierno del Estado de México en voz del secretario de Gobierno José Manzur, reconoció un incremento en los plagios de personas con casas de descanso en la zona. El funcionario habló de siete casos hasta el pasado mes de julio. Sin embargo se sabe por diversas fuentes que se han presentado más, se habla al menos una docena en el primer semestre del año, varios de ellos no se denunciaron ante la autoridad.

El pasado lunes 11 de agosto el gobernador Eruviel Ávila dio a conocer en conferencia de prensa que a partir del día siguiente 556 policías municipales de 13 municipios del sur de la entidad serán desarmados y sometidos a una serie de pruebas de confianza, de aptitud física y de conocimientos en seguridad. Posteriormente los seleccionados serán entrenados en el campo militar de la 23 zona en Panotla, Tlaxcala, la cual está bajo el mando den general de brigada Federico Antonio Reynaldos del Pozo.

El mandatario mexiquense anunció que los 13 municipios de la Tierra Caliente michoacana se quedaran sin policía municipal durante ocho semanas por lo que se instalarán 13 bases de Operaciones Mixtas integradas por elementos del ejército, pertenecientes al 102 batallón de infantería, infantes de Marina, agentes de la PGR, Policía Federal y estatal. Los efectivos de las fuerzas federales que se desplegaran en la zona ascienden a mil 187 los cuales tendrán el apoyo de 292 vehículos y dos helicópteros, añadió.

Los municipios donde los policías municipales serán sometidos a evaluación y capacitación por el ejército son Valle de Bravo, Tejupilco, Luvianos, Sultepec, Amatepec, Otzolapan, Zacualpan, Tlatlaya, Temascaltepec, San Simón de Guerrero, Ixtapan del Oro, Zacazonapan así como Ixtapan de la Sal.

Por la sierra de Nanchititla

José Luis Sánchez León es un general de brigada que se encuentra desde hace poco más de un año al mando de la 22 zona militar en Santa María Rayón, Estado de México. Tropas de su jurisdicción se encuentran desplegadas de tiempo atrás en lo que se le conoce como el “Triángulo de la Brecha”, que es como se conoce al área de la sierra de Nanchititla donde se unen los estados de Michoacán, Guerrero y Estado de México.

Fue en esa zona donde los cabecillas de la organización de la Familia en el Estado de México, se establecieron por lo menos desde el año 2009, cuando aprovecharon la orografía del sitio: irregular, con barrancas y pendientes rocosas, lo que facilitó sus operaciones para ocultar armas, droga y moverse con aparente tranquilidad.

Mandos militares que conocen la zona señalan por separado que dos de los municipios en esa zona se convirtieron en más conflictivos de lo que ya eran. Por un lado Tejupilco, que tiene alrededor de 70 mil habitantes con un pasado de movilizaciones sociales ligadas al PRD, y Luvianos donde es similar la densidad poblacional. En ambos se han registrado en los últimos años un incremento de la actividad delictiva después de que la Familia michoacana se dividiera, una facción formó los llamados Caballeros Templarios, y una más con bastión en esta parte de Estado de México y Guerrero y una ramificación importante en algunos municipios de Guanajuato.

La zona se convirtió en territorio en disputa a raíz de que a principio del 2014 las diferencias por cuotas de derecho de piso y extorsiones a comerciantes separaron a Chávez Magaña con Mario Casarrubias Salgado, quien formó Guerreros Unidos, líder en el norte de Guerrero con guarida en la zona que circunda al municipio de Teloloapan. Éste individuo fue detenido en mayo pasado por fuerzas federales en Toluca, entonces se informó que años atrás formó parte de la organización Beltrán Leyva y tras la muerte de su jefe en 2009 creó su facción con presencia en Morelos y zona limítrofe con Guerrero.

Conocer los caminos, las comunidades pequeñas y algunos de los habitantes les permitió circular de manera libre sin ninguna restricción, diría tiempo después a varios medios de comunicación con los que recorrió la zona de la Tierra caliente mexiquense el general Sánchez León. El crimen organizado utilizó a su favor la lentitud en la capacidad de reacción de las policías locales y las fuerzas federales, acondicionó caminos, abrió brechas de terracería para comunicar rancherías y así evitar tramos de carretera que no estaban en buen estado y que comunicaban con la sierra. Utilizó su capacidad de movimiento, conocimiento del terreno y sacó provecho al clima de la región que en ocasiones es lluvioso, con neblina y tiene meses secos.

Una base militar para tropas del 102 batallón de infantería construido el año pasado en la comunidad serrana de Nanchititla, permitió realizar patrullajes constantes que a decir de los mandos castrenses han inhibido poco la actividad criminal ya que la región es muy grande y el número de efectivos resulta insuficiente.

La disputa por el corredor

Tras la muerte de los 22 supuestos secuestradores en Tlatlaya, Estado de México y la captura de Chávez Magaña en un rancho en Guanajuato, se generó un despliegue de tropas en municipios de la Tierra Caliente de Guerrero en busca de Johny Olascoaga, apodado “el Mojarro”, y quien fue identificado como operador del “Pony” en el norte guerrerense. El ejército lo buscó de manera infructuosa en Palos Altos y en la cabecera municipal de Arcelia, municipio cercano a San Miguel Totolapan a orillas del río Balsas, donde en los últimos meses el crimen organizado tiene asolada a la población y ha provocado el éxodo de habitantes de varias rancherías en los límites con Ajuchitlán y en la región serrana de Filo Mayor.

En Arcelia la embotelladora regional de la empresa Coca Cola tuvo que cerrar sus puertas a principios de agosto ante el acoso a sus trabajadores, el robo de camiones repartidores, y las crecientes amenazas a la planta por parte del crimen organizado.

Guerreros Unidos tiene su bastión, de acuerdo a informes del SNSP, en el municipio de Iguala, Buena Vista de Cuellar en territorio guerrerense y en Puente de Ixtla, Amacuzac y Cuernavaca en Morelos además de Luvianos en el Estado de México. Esta área rodea al municipio de Ixtapan de la Sal donde las extorsiones y secuestros vinculados a la delincuencia organizada se han incrementado de manera exponencial en los últimos años.

La Tierra Caliente que comprende los municipios de la región norte de Guerrero, sur del Estado de México y sur-oriente de Michoacán, ha pasado a ser ahora de lado mexiquense una zona de alta incidencia criminal ante la disputa de estos dos grupos criminales que han sentado sus reales y activado las alertas ante el incremento de otros delitos, como secuestro y extorsión, los cuales ya pintan de otra forma la gestión como gobernador de Eruviel Ávila.

Juan Veledíaz

@velediaz424

Estado Mayor

 

Anuncios

Deja un comentario