El nuevo mapa de los Autodefensas

Municipios bajo control autodefensas. Foto: EspecialLa desbandada de integrantes de los autodenominados Caballeros Templarios podría dar pie al surgimiento de “pequeñas milicias”, que con bajo perfil podrían establecer zonas de influencia en varias zonas de Michoacán. Sin embargo, con el anuncio del acuerdo con los grupos de autodefensa, quienes dominan buena parte del estado, el conflicto no termina sino que entra en una nueva fase, donde la captura de Servando Gómez “la Tuta”, se coloca como primer objetivo. 

Anuncios

México, 21 de abril.- Los reportes de los grupos de autodefensa referían que Servando Gómez Martínez, el líder más visible de los autodenominados Caballeros Templarios, se encontraba hasta hace unos días entre los municipios de Sahuayo, Jiquilpan, Venustiano Carranza y Pajacuarán. Con el arribo del receso laboral de Semana Santa, de momento los informes señalan que el ex profesor normalista aapodado “La Tuta” pudo haberse trasladado dentro de esta área a una región montañosa, donde esperaría a que la persecución en su contra aminorara.

El pasado 3 de abril en las inmediaciones del poblado Los Remedios, en la vía que comunica Jiquilpan con Zamora, un grupo de pistoleros, de quienes se dijo eran escoltas de “La Tuta”, incendió tres vehículos para bloquear la carretera. Fue un acto premeditado, reportó la dirección de seguridad pública del municipio, a las 17:30 horas se recibió el reporte y cuando los agentes llegaron ya no encontraron a nadie.

Fue un grupo de autodefensas del municipio de Cotija, contiguo a Jiquilpan, quienes se enfrentaron a tiros contra presuntos pistoleros que custodiaban el área donde presumiblemente se encontraba Gómez Martínez.  En la persecución los escoltas despojaron de su vehículo a tres conductores, los travesaron en la carretera y les prendieron fuego.

Durante varios días por medio de la página en Facebook “Valor por Michoacán”, los grupos de autodefensa señalaron que “La Tuta”, había establecido un cerco de seguridad en esta región pues se escondía en la zona de la Ciénega de Chapala. Las evidencias apuntaban a que habían sido sus pistoleros los que protagonizaron, hace unos días, los enfrentamientos en esta área que colinda con Jalisco.

El control y la presencia de los grupos de autodefensa hasta mediados de abril del 2014, se concentraba en al menos 26 de los 113 municipios de Michoacán. El avance tuvo su “cenit” hasta hace unos días, cuando en reunión con Alfredo Castillo, Comisionado para la Seguridad y Desarrollo Integral de Michoacán, se anunció una serie de acuerdos en los que los autodefensas en conjunto con la policías federal, la marina y el ejército, se coordinarían para la seguridad de los municipios. El acuerdo se tradujo en cuatro puntos sobre legalización y coordinación, primero se abrió la posibilidad para que aquellos pobladores que lo deseen puedan unirse a lo que será la policía rural estatal; segundo se amplió el proceso de inscripción a los Cuerpos de     Defensa Rurales de la secretaría de la Defensa Nacional; se creará el cuerpo de de policía rural para Michoacán el cual estará formalizado a mas tardar el 11 de mayo. El último acuerdo, se informó, consistió que en las últimas dos semanas de abril y hasta el 10 de mayo, los grupos de autodefensa, el gobierno federal y estatal, seguirán en labores de coordinación para ubicar “objetivos del crimen organizado”, es decir, a los líderes que faltan por localizar y detener. Sobre la desmovilización se acordó que cada integrante de los grupos de autodefensa estará obligado a registrar sus armas ante la secretaría de la Defensa Nacional a más tardar el 10 de mayo. José Manuel Mireles, vocero de los autodefensas, señaló que mientras no se garantice la seguridad y no estén detenidos e identificados de manera plena los cabecillas templarios, no entregarían las armas.

El riesgo de los “mini-grupos”.

Los tres “golpes” que el gobierno federal ha concretado en estos primeros cuatro meses del 2014 contra la cúpula de los Caballeros Templarios, han mermado su capacidad logística y financiera, y podría repercutir en que disminuya la asociación que habían establecido con el cartel del Golfo. La captura de Dionisio Loya Plancarte, apodado “el Tío”, la muerte de Nazario Moreno “el Chayo”, y la caída de Enrique “Kike” Plancarte Solís, los tres miembros de la dirigencia del grupo criminal, han mermado de manera considerable a la organización, señaló en un análisis del 17 de abril pasado la agencia estadounidense de análisis en seguridad e inteligencia Stratfor.

La sociedad con la organización del Golfo que desde hace algunos años habían establecido los Templarios, podría verse disminuida si no a mediados de este año, probablemente si a finales de este 2014, según la agencia. Por lo pronto se ha dado una desbandada de integrantes de esta organización a otras entidades del país lo que ha repercutido en que pequeñas organizaciones, antaño disminuidas, intenten ocupar los vacíos con un perfil muy bajo, añade el despacho con sede en Austin, Texas.

El análisis señala que a finales del año pasado los grupos de autodefensa solo tenían presencias en una docena de municipios, como parte de su estrategia para posicionarse en áreas donde los templarios tenían mayor presencia. Con la expansión de las milicias hacia otros municipios, tomaron el control de la seguridad pública. El caso del puerto de Lázaro Cárdenas, considerado el punto neurálgico para el país por la entrada y salida de mercancías de Asia y la zona norte y sur de América, llevó a dar un golpe de autoridad al gobierno federal con el envío de tropas del ejército y la toma del control del puerto por la marina.

La expansión de los autodefensas se tradujo no solo en áreas bajo su control con lo que la seguridad regresó a varios municipios, sino que se cortó el financiamiento que obtenían de las extorsiones y de las cuotas que cobraban a productores de aguacate y limón en la zona.

Lo más destacado del análisis de Stratfor, más allá de las diferencias y divisiones al interior de los grupos de autodefensa, es la incipiente reorganización de los grupos que fueron desplazados primero por la Familia y después por los templarios. Existe el riesgo latente que este reposicionamiento ayude a un grupo con mayores recursos y logística, como el denominado Cartel de Jalisco Nueva Generación (CJNG), posibilidad que se ha mencionado con insistencia desde hace varios meses en territorio michoacano.

Juan Veledíaz

@velediaz424

Estado Mayor

Anuncios

  1 para “El nuevo mapa de los Autodefensas

Deja un comentario