Fracaso absoluto de los militares en funciones de seguridad pública

Alberto Reyes Vaca. Foto:EspecialMéxico, 21 de enero.- A finales del año pasado un gobernador se quejó con el general Salvador Cienfuegos del nulo resultado de tener a militares en posiciones de seguridad pública.  Francamente molesto el titular de la Sedena le reviró, con bastante coraje, que eso se debía a que él no los había enviado a esa entidad.

Anuncios

De tal forma que la responsabilidad, en privado y en público, de comisionar al general Alberto Reyes Vaca (en el activo para empeorar cualquier análisis) como titular de la Secretaría de Seguridad Pública de Michoacán recae totalmente en Cienfuegos.

Y vaya que le debe costar trabajo digerir el fracaso, inmenso.

Puede que el pobre, hay que compadecerlo, el general Reyes no sea el responsable del desastre de seguridad que obligó al primer mandatario a mandar un comisionado que parece “Virrey” para poner orden.  Que no haya tenido órdenes, capacidad, gente, lo necesario para doblegar a los hombres armados que con frecuencia secuestraron a sus subordinados.

En Michoacán se impuso la violencia y la incapacidad de respuesta por parte del gobierno local.  Del que formó parte el general Reyes Vaca.

Ya en su momento, justo al día siguiente del nombramiento yo advertí que era un error, que la apuesta era muy alta y que no había condiciones objetivas para pensar que Reyes pudiese tener éxito.

El fracaso fue doblemente estrepitoso en la medida en que fue, literalmente, corrido y su posición se le entregó a un civil sin ninguna experiencia en temas de seguridad pública, armas, o mando de personal.

Reyes salió con la cola entre las patas.  El daño fue para institución, para la imagen de las fuerzas armadas, para el mismo general Cienfuegos.

No había necesidad de este descalabro.  Es suficiente con responder que los jefes militares no están capacitados para estos puestos, o definir cuáles son las obligaciones que deben cumplir, a priori y sin excusa, los gobiernos locales que quieren a un jefe militar para poner orden.

Porque de otra manera, como sucedió con Reyes, equivale a mandarlo al matadero.  Un suicidio de varios.

Hay que entender que para un gobernador o presidente municipal contar con un responsable de seguridad pública militar es un seguro de vida… política.  Una garantía de impunidad a sus deficiencias y omisiones.  Muchos, casi todos diría, piden a militares para estas posiciones con intención únicamente de manejar ante la opinión pública su “decisión” de poner orden.

La pretensión política de estos civiles está imbricada en la crítica social y la incapacidad de controlar las complicidades criminales vigentes en su identidad.  Son medidas muy eficientes en cuanto a medios, a publicitación y que en la intimidad otorgan a los gobernantes una posibilidad de echar todas las culpas al enviado de la federación, es decir a quien no tuvo nunca opción.

Y no tuvo nunca opción de cambiar la realidad porque los mismos políticos que los solicitan, los limitan.  Porque las complejidades de las negociaciones políticas al interior de un gobierno, estatal o municipal, están muy lejos del alcance de un jefe militar.

Diría en buen español que en el mejor de los casos son “chamaqueados”.

Ignoro porque el general Cienfuegos no le pregunto por su experiencia en el ámbito de la Seguridad Pública a su compadre, el general Ubaldo Ayala Tinoco.  Él le hubiese dicho las razones por las que renunció a la titularidad de Seguridad Pública de Tamaulipas en pocas semanas porque nunca le pagaron, nunca lo recibió el gobernador, nunca escucharon sus necesidades urgentes.

Y como éste caso hay muchos.

La excepción fue el caso del “Modelo Coahuila” por razones ya muy dichas por mí, y que se resumen a mi intervención directa para garantizar que los jefes militares pudiesen hacer su trabajo en condiciones de seguridad y con suficientes recursos materiales.

Alberto Reyes Vaca regresó a pedir órdenes a la Sedena, como miembro en el activo seguramente irá a una zona militar, aunque la incorporación automática y protocolaria no cubre su protagonismo, triste y fracasado, en Michoacán.  Que será un estigma para el resto de su carrera militar.  A la vez que cancela cualquier actividad que pudiese tener en este ámbito en la vida civil.

Se cerraron todas las puertas para él.  Y quiero creer que para muchos militares.

Cienfuegos tiene que haber aprendido la lección.  Debe, obligadamente, proteger a sus hombres para que no sean vulnerables a las razones políticas.  Tendría, también, que entender por qué el Ejército, tanto en lo civil como en su propio espacio, no pudo resolver Michoacán.  Al contrario, al menos para efectos públicos, resulta ser responsable de una inmensa crisis de seguridad en esa entidad.

¿Pudo haber cambiado la realidad Reyes Vaca en Michoacán?  Dependía de sus órdenes en primer lugar, y después de contar con la fuerza, el presupuesto, la libertad, la confianza, los hombres, el armamento necesario para hacerlo.  Creo que no hubo nada a su favor.

Al menos eso me gustaría pensar.  Que la realidad operó contra el general, contra su capacidad castrense.  Que el error fue enviarlo.

A partir de este fracaso la Sedena debe, intencionalmente, evitar que militares en activo o en situación de retiro ocupen puestos de seguridad pública.  Por lo menos hasta que cambien las condiciones actuales, hasta que haya una dirección, una dependencia formal en la Sedena que sea responsable de que en provincia se cumpla con los requerimientos para que los militares ahí enviados puedan hacer su trabajo.

De otra forma el fracaso será cada día mayor y con un solo responsable: el general Salvador Cienfuegos.

Isabel Arvide

@isabelarvide

Estado Mayor

Anuncios

  17 en “Fracaso absoluto de los militares en funciones de seguridad pública

  1. Avatar
    jose feliciano
    06 de junio del 2014 en 14:29

    Ya que ha pasado el tiempo que es sabio tiene la respuesta para ti, que solo te limitaste a hacer un análisis a la ligera, como quien dice vulgarmente solo habla porque tiene boca en este plano solo porque tiene el medio y la pluma escribe, ahora yo te pregunto cómo le podía ir bien no solo al general si no a cualquier funcionario que llegara a la cabeza de la secretaria de seguridad publica si el gobernador de ese tiempo ahora se encuentra recluido en el Altiplano. Saludos y antes de hacer una nota hay que saber del tema.

  2. Avatar
    17 de marzo del 2014 en 12:35

    ENTIÉNDASE QUE NO SOLAMENTE PERSONAL DE ESTADO MAYOR ESTA CAPACITADO, SE RECONOCE SU ILUSTRACIÓN, PERO SON GENTE DE MANDO, HACE FALTA EL MILITAR COMPLETO, EL QUE SUFRE, EL QUE NO TIENE PADRINOS, AL QUE NO LO COMAN DE BENEFICIOS,EL BUENO, EL DE ARRANQUE, SIEMPRE RECOMIENDAN A QUIENES ESTÁN EN ALGÚN PUESTO ADMINISTRATIVO DE MANDO, NO, NO, MANEJAR SEGURIDAD PUBLICA ES ACONDICIONAR ESTRATEGIAS, APLICAR DISPOSITIVOS, MOTIVAR LA PARTICIPACIÓN CIUDADANA, INTER-ACTUAR CON EL PUEBLO, PORQUE RÁPIDO SE DAN A CONOCER, REGAÑANDO, MINIMIZANDO COLABORADORES, ASÍ NO, EN EL EJTO. ES DIFERENTE POR LA NOBLEZA DEL SOLDADO, EN EL MEDIO CIVIL NO, HAY QUE TOMARSE UNA COPITA DE HUMILDAD,……(ES UN COMENTARIO SINCERO, SIN BUSCAR OFENDER A NADIE), PERO SI HAY MILITARES QUE SE FORMAN SU REDUCIDO CUADRO DE ADULACIÓN CON CIVILES, Y SE ACABOOOOOOO, LO MALO ES QUE LIMITAN A OTROS QUE SI PODRÍAN DESARROLLAR ESAS LABORES.

  3. Avatar
    12 de febrero del 2014 en 13:30

    QUE MADRES PUES NO LOS DEJAN HACER SU TRABAJO COMO DEBERIAN

  4. Avatar
    Austreberto Amador M.
    29 de enero del 2014 en 14:08

    No hay nómina, no hay alabanza; no hay embute, no hay apología. No hay plata, hay calumnia e intriga. El anatema ominoso de bastardos no fue suficiente lección. Un individuo no hace a una institución, ni mucho menos es responsable de un mal endémico que data mas de medio siglo. Injuriar por mezquindad NO es libertad de expresión.

  5. Avatar
    24 de enero del 2014 en 21:22

    HAY GORDITA, SIGUES Y SIGUES, PERO NO, NO HABRA HUESO PARA TI

  6. Avatar
    santiago
    22 de enero del 2014 en 14:51

    COMO DIJE HACE RATO LOS POLITICOS SIEMPRE SON ASI HECHAN LA CULPA ALOS MILITARES QUE HACEN FUNCIONES DE SEGURIDAD PUBLICA,PERO SI DESDE HACE MUCHO ELLOS LOS POLITICOS,TIENEN AL PAIS UN COCHINERO QUIEN GOBIERNA EL PAIS LOS CIVILES O LOS MILITARES,DEJESEN DE PENDEJADOS PICHES POLITICOS HAGA SU TRABAJO NO SEAS PARASITOS DEL PAIS. USTEDES SON LOS QUE HACEN SUS CHINGADERAS Y SOLO BUSCAN JUSTIFICAR SU INEFIENCIA PINCHES PUTITOS DEL GOBIERNO

  7. Avatar
    ESTRADA SANCHEZ RAUL
    22 de enero del 2014 en 14:09

    MIENTRAS LOS POLITICOS QUIERAN CONTROLAR TODO, HASTA A LOS MILITARES NINGUNO DE ESTOS TENDRA EXITO A MENOS QUE SE CORROMPA CON ELLOS.

  8. Avatar
    José torres
    21 de enero del 2014 en 21:49

    Isabel pega x que el árbol de chayote se secó

Deja un comentario