Cómo afecta al Ejército la detención del “Z40”

Miguel Ángel Treviño Morales. Foto: SemarMéxico, 16 de julio.- Cuestionado sobre los problemas de “coordinación” entre los responsables de Seguridad durante su sexenio, Felipe Calderón me respondió durante nuestro reciente encuentro en Cambridge, que si bien él tuvo el mando único los conflictos se relacionaron con la “rivalidad” existente entre la Marina y el Ejército.

Anuncios

Un tema que, según el ex presidente, solamente podría solucionarse creando una Secretaría con ambas dependencias bajo el mando de un civil, como otros países lo han hecho. Idea con la que Calderón no comulgó, aún a sabiendas, textual, de esa era la solución.

De ahí que en este sexenio, seguramente enterados de los conflictos entre Sedena y Semar que creaban nudos de botella en la obtención de metas en seguridad pública, se haya optado por una fachada de total colaboración. Que se observa incluso en las fotografías de ambos secretarios.

La detención más significativa del inicio del sexenio de Enrique Peña Nieto, la del Z40, Miguel Treviño, uno de los criminales más sanguinarios y cerebro de la fuerza de ese grupo, viene a cuestionar este trabajo en total entendimiento y cooperación de Semar.

De entrada fueron los Marinos, fuerzas especiales, quienes lograron la captura del jefe criminal con un trabajo de inteligencia y sin disparar un tiro. Algo totalmente espectacular y digno de todas las felicitaciones, que habla de su absoluta incorruptibilidad, al menos en el ámbito de Los Zetas.

Cuando si algo se ha cuestionado a los militares es una sospechosa apatía en la investigación y seguimiento, eventual captura, de sus ex compañeros. Mandos medios, incluso superiores, en el activo en estos años fueron amigos de los principales jefes de Los Zetas como es del conocimiento.

A Treviño como a Lazcano no quisieron capturarlos durante el sexenio pasado y el del Presidente Fox.  Esto es obvio. Se sabía que vivían entre Tamaulipas, Coahuila y Nuevo León. Resulta imposible aceptar que los militares ahí destacamentados no lo supieran.

¿Por qué no los capturaron?

Quiero decir, además de la apatía que es sinónimo de corrupción.  Y de la complicidad de muchos militares, de soldado raso a jefe, con Los Zetas.

De entrada, me parece, porque no se los ordenaron.

Y los jefes militares, muchos generales entre ellos, no quieren involucrarse en temas de seguridad, de persecución y captura de criminales, sobre todo, por los riesgos que implican estas acciones. Son apáticos si fuésemos generosos en su juicio.

En contraste la Semar ha impulsado, desde una perspectiva de mayor entendimiento del problema nacional y de las directrices presidenciales, tanto de Felipe Calderón como hoy de Enrique Peña Nieto, el abatimiento de los grupos criminales. Esto a partir de lo que conocemos como “Inteligencia” y que no es sino la organización de la información y su subsecuente utilización en operativos.

Es decir, tener jefes que organizan desde el escritorio y jefes que le entran a los balazos.

En mi experiencia personal, el año pasado en Cozumel, el jefe de la Guarnición Militar no tuvo interés alguno en la captura de Mateo, el jefe de la plaza que distribuía droga, y un trabajo conjunto de un grupo civil bajo mi mando y del Almirante Blanco, Jefe de la Región Naval, llevó a su detención en pocas semanas.

Es inteligencia, colaboración, pero sobre todo, disposición a combatir a los criminales.

Que pareciese que grandes sectores militares han perdido. Por razones válidas o no. Por falta de dirección certera del alto mando. O por decisión interna de no arriesgarse en funciones que no han sido siquiera delimitadas por la Ley.

Con la captura del Z40 mucho queda en evidencia. Mucho debe cambiar. Mucho tiene que hacer el Ejército para seguir inscritos en la política nacional de Enrique Peña Nieto y bajo la supervisión directa de Miguel Osorio Chong, titular de Gobernación.

Hacia el interior del Ejército, en el ánimo de muchos jefes militares, sobre todo los jóvenes, esta detención tan exitosa es un incentivo que viene a reforzar ese permanente rivalidad con los Marinos que en los hechos, hoy por hoy, demuestran que no solamente tienen capacidad en los desfiles militares.

Isabel Arvide

@isabelarvide

Estado Mayor

Anuncios

  14 en “Cómo afecta al Ejército la detención del “Z40”

  1. Avatar
    02 de agosto del 2013 en 01:57

    Sres.recuerden que el ejercito tiene funciones espesifica, y esta es una de ellas guardar el orden interior cuando se requiera quiere decir se solicite, por conducto de los titulares de los gobiernos estatales a la sec.de gobernación , a pñero esta misción espesificamente no a sido apoyada con una ley ,como se a hecho en el caso de la armada. ahí estriba todo claro los gringos dicen a quien se debe apoyar y como el ejercito no se a dejado manginera por los gabachos bueno,en cambio la armada asta es entrenada aquí en el país po eellos y no digan quie no ahí andan los videos saludos, gracias.

    • Avatar
      generaciona5
      18 de julio del 2013 en 20:34

      SRa Arvide es muy “aventurado escribir que los militares no quisieron capturar a Lazcano y Treviño.usted bien sabe como se manejan los asuntos en Sedena y no se vale hablar de apatia ni amarrar navajas con la Armada. Lastima de articulo desorientador.

    • Avatar
      generaciona5
      16 de julio del 2013 en 22:23

      cuando se ponga en vigor la ley de seguridad y se establezca claramente que pueden hacer las fuerzas armadas, se obtendran resultados , mientras no se tienen bases legales para actuar. sra arvide

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *