Descontento en el Centenario de la Escuela Médico Militar

México, 15 de marzo.- La Escuela Médico Militar es una de las instituciones del Ejército Mexicano que cumple un centenario este año. Para un amplío sector de los médicos militares, el festejo y las celebraciones se han convertido en motivo de descontento.

Los médicos militares siempre han sido considerados como un aparte del resto del cuerpo, partiendo de la doble condición de tener título para ejercer la medicina además de estudios y capacitación necesaria para ser miembros del ejército. A diferencia de otros cuerpos, los médicos militares en retiro ejercen su profesión en la vida civil sin obstáculo alguno. El ser médico militar en México implica un alto grado de capacitación y estudio, reconocido en el ámbito civil como un selecto grupo de médicos de primer nivel. Prácticamente todas las agrupaciones y asociaciones de médicos cuentan con médicos militares en su directiva. Las instalaciones y el personal que ejerce en la medicina militar son los mejores en su área, citemos como ejemplo al Hospital Militar de Especialidades de la Mujer y Neonatología, considerado el mejor en su tipo en México y quizá toda latinoamérica. Desde su génesis ha incorporado instancias para parto natural y el derecho al parto respetado, dulas militares y los mejores gineco-obstretas, acciones que apenas se discutían en el ámbito civil. La unidad de coronarias del Hospital Central Militar cuenta con los mejores y más reconocidos cardiólogos así como el equipo de punta. Hay que recordar que la medicina militar tiene a su cargo la salud del Alto Mando, que incluye también al Presidente de México.

El 15 de marzo de 1917, la Escuela Constitucionalista Médico Militar inició con una ceremonia sus cursos como hospital-escuela, modelo de éxito que continúa a la fecha. Hoy, 15 de marzo, el centenario se celebra con una ceremonia oficial, ceremonia que encabeza el Presidente. Ceremonia que por cuestiones de seguridad y presencia del Presidente, la logística del evento cae bajo Estado Mayor Presidencial.

Los aniversarios de la Escuela Médico Militar habían sido responsabilidad del Colegio Nacional de Médicos Militares, una Asociación Civil sin fines de lucro. Cada año se organizaba una tradicional cena-baile, evento al que todos los egresados de la Escuela Médico Militar podían asistir con la compra de boletos. Este año, en contra del anhelo de muchos médicos militares, únicamente se les permitió estar presentes a los egresados que su generación cumple 25 o 50 años.

Los médicos militares son un selecto y reducido grupo en México, menos de cuatro mil egresados en toda la historia de la Escuela. Una ceremonia o evento conmemorativo con un aforo para dos mil personas no debería ser un problema de seguridad o logística. Amén de que son militares los invitados.

Esta inconformidad ha ganado difusión y movimiento en redes sociales y distintos mecanismos de difusión civiles. A la par de las actividades oficiales, se han gestado en todo el país otras en paralelo: conciertos, coloquios, actividades académicas y culturales, reconocimientos e incluso, cena-baile o comida conmemorativa.

Aunado a lo que algunos ejemplifican como “unos quinceaños dónde el que paga la música, pone la fiesta no decide quién son los invitados ni la quinceañera misma”, hay una reducción de grado obtenido al egresar de la Escuela Médico Militar con el título de Médico Cirujano.

Los médicos militares requieren de mando para poder ejercer su profesión, desde girar ordenes para la higiene en la preparación de los alimentos o tan simple como ubicar letrinas o baños móviles en áreas bajas para reducir riesgos de enfermedades a la tropa. Después de seis años de estudio, los médicos militares egresaban con el grado de Mayor. Ahora, con las reformas a las escuelas militares, se homologó que todos los egresados tengan el grado de Subteniente. Además del descontento obvio al no reconocer tres años más de estudios que las otras carreras militares, se señala el problema de tener enfermeras con el mismo o incluso mayor grado que los médicos.

 

Hace 50 años, en la conmemoración del aniversario 50 de la Escuela Médico Miliatar, el General Brigadier Médico Cirujano Leopoldo Melgar Maquiano, director de la escuela en 1967, enunció:

“De qué puedo hablaros sino que en vuestras almas palpita la posibilidad de que por su juventud tendreís la oportunidad de celebrar el centenario de nuestra escuela. Recordad entonces esta bella ceremonia en que se ha puesto de manifiesto la continuidad de una obra, que para la Escuela Médico Militar, ha sido fecunda, la unidad funcional Escuela-Hospital.”

Hoy esa generación que cumple 50 años estará entre los invitados a la Ceremonia del Centenario de la Escuela Médico Militar.

 

EstadoMayor.mx

@EstadoMAyor_mx

 

  21 comments for “Descontento en el Centenario de la Escuela Médico Militar

            Responder a Marisol Gonzalez Cancelar la respuesta

            Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *