Más de 1,500 millones de pesos se han gastado en la construcción del aeropuerto de Santa Lucía

General Gustavo Vallejo. Foto: Especial

México, 8 de enero.- El gobierno de Andrés Manuel López Obrador ha gastado más de mil 500 millones de pesos en la construcción del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA), obra que inició en octubre de 2019, lleva 82 días en proceso y deberá concluir el 21 de marzo de 2022, reveló el general Gustavo Ricardo Vallejo Suárez, ingeniero de combate encargado por el alto mando de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) para realizar la obra más importante de sexenio.

Anuncios

El gasto más fuerte ha sido el de los materiales de construcción, rubro en el que el gobierno federal ha invertido 947 millones, 980 mil 964 pesos. El alquiler de maquinaria y servicios ha tenido un costo de 321 millones, 385 mil 593 pesos con 80 centavos, mientras que los salarios del personal militar y civil involucrado en el proyecto ascienden a la fecha a 131 millones, 549 mil 647 pesos con 80 centavos.

En total, el gobierno de López Obrador ha gastado 1 ,539 millones, 325 mil 478 pesos con 04 centavos para construir el AIFA, obra que, de acuerdo con el general Gustavo Vallejo, director de la construcción, “es un proyecto excepcional que satisface las necesidades actuales y futuras de Mexico, a un costo adecuado, en un corto tiempo, apegado a las mejores prácticas internacionales y de clase mundial”.

El general se reunió con embajadores y cónsules mexicanos para informarles del avance de las obras en la Base Aérea Militar Número 1 (BAM-1) de Santa Lucía, en donde personal de la Dirección General de Ingenieros labora en 30 frentes de obra para tener lista y operable la terminal aérea el 21 de marzo de 2022, tal como el presidente Obrador le hizo prometer públicamente el 17 de octubre, el día del inicio de la construcción.

Sin embargo, en el documento “Un aeropuerto seguro, moderno y funcional…cerca de ti”, presentado al cuerpo diplomático se señala en uno de sus apartados que los Estudios de Aeronavegabilidad y de Operaciones Simultáneas apenas llevan un avance del 45 por ciento.

En otro apartado del documento sobre el Análisis de Superficies Limitadoras de Obstáculos para el proyecto SEDENA-SCT-ADPI, se asegura que “la Sierra de Guadalupe y el cerro de Paula no representan un obstáculo para las Operaciones Aéreas del AIFA”.

En estas condiciones, el aeropuerto Felipe Ángeles contará en el 2022 con una estructura integrada de la siguiente manera:

  • 3 Pistas de aterrizaje.
  • 1 Edificio terminal con capacidad 20 md pax.
  • 44 Posiciones.
  • 1 Terminal de carga. (cap. 470 000 ton)
  • 1 Terminal combustibles (21 millones litros)
  • Urbanización de apoyo y servicios.
  • Mantenimiento aeronaves (mro).
  • Estacionamiento (5,500 cajones).
  • Torre de control.

Para el año 2052, en su etapa final y a su máxima capacidad histórica, el AIFA operará asi:

  • 4 Pistas de aterrizaje.
  • 2 Edificios terminales interconectados con capacidad de 85 md pax.
  • 1 Terminal de carga (3 millones ton.)
  • 1 Terminal de combustibles (85 millones lts.)
  • Mantenimiento aeronaves (mro).
  • Estacionamiento (15,000 cajones).
  • Urbanización de apoyo y servicios.
  • Torre de control.
  • 152 posiciones.

Todo en orden para construir

El general aseguró que la SEDENA cuenta con 30 estudios previos formalizados, con los que inició las obras de la nueva terminal aérea civil-militar. Los estudios con los que la SEDENA preparó el inicio de las obras tuvieron un costo inicial de 887 millones de pesos, de los cuales se han ejercido 428 millones, ahorrando al momento 459 millones.

Esta es la lista de los 30 estudios previos formalizados con los que cuenta la SEDENA y mantienen en marcha las obras en Santa Lucía:

➢Análisis costo-beneficio.

➢Factibilidad Económica y evaluación financiera.

➢Dictamen Económico.

➢Plan Maestro de desarrollo.

➢Aeronavegabilidad y operaciones simultáneas (en curso).

➢Orográfico y levantamiento de obstáculos.

➢Estudios Geotécnicos.

➢Estudio de impacto social.

➢Planeación urbana de la terminal de pasajeros.

➢Manifestación de Impacto Ambiental y Estudio de Riesgo Ambiental.

➢Verificación de cumplimiento de programas ambientales.

➢Trasplante y derribo de arboles.

➢Monitoreo de Avifauna.

➢Derechos por ingreso, evaluación y emisión del resolutivo de la MIA y el ERA.

➢Niveles de ruido asociados al proyecto AISL.

➢Abastecimiento de Gas L.P.

➢Abastecimiento Seguro de Combustible.

➢Diseño conceptual de Granja de Combustibles.

➢Estudios geotécnicos interconexión.

➢Topográficos.

➢Arqueológico.

➢Imagen corporativa.

➢Modelación de proyecto BIM

➢Hidrológico y modelación hidráulica.

➢Geofísico integral.

➢Gerencia de proyecto.

➢Estudio de Capacidad de carga para la terminal de Carga Aérea

➢Viabilidad y estrategia comercial de la Ciudad Aeroportuaria

➢Manejo integral de residuos solidos

➢Movilidad

La construcción del AIFA es, según el general, de “una obra emblemática por su funcionalidad, economía, sostenibilidad y vistosidad de la que todos los mexicanos nos debemos sentir identificados. Este aeropuerto es un proyecto viable técnica, financiera y socialmente, desarrollado bajo coordinación interinstitucional y con el apoyo de un equipo de expertos internacionales, señaló Vallejo en su exposición sobre la construcción del AIFA al acudir a la Secretaría de Relaciones exteriores (SRE).

En el encuentro presentó un documento de 55 páginas en el que detalló los todas las fases por las que ha pasado el proyecto del AIFA, el cual se basa en 30 estudios previos y en la instrucción precisa de construir una instalación moderna, eficiente, de bajo costo, funcional y que sea capaz de sumarse a una red de terminales de avanzada en el corto plazo.

En el proyecto del AIFA “no hay posibilidad de fallas o fracasos; (el nuevo aeropuerto) será una instalación concluida y funcional, orgullo de México ante el mundo, demostración de nuestra voluntad y capacidad para satisfacer nuestras propias necesidades de infraestructura”, aseguró Vallejo ante el personal diplomático mexicano.

No obstante, al inicio de su exposición el general advirtió que en todo proyecto como el del AIFA hay escenarios de presión y jaloneos ya que el factor político es inevitable debido a la gran cantidad de actores e intereses en juego.

Vallejo Suárez abrió su exposición en el documento señalando que “los proyectos de construcción de aeropuertos, son pararrayos políticos por la gran variedad de actores que intervienen, permisos que requieren, recursos que consumen y terrenos que demandan, expuestos a continuos retrasos y sobrecostos presupuestarios”.

El proyecto del AIFA, dijo, “es también un escenario para la confrontación de dos visiones distintas de cómo atender la demanda de servicios aeroportuarios”.

Vallejo sostuvo que “el Aeropuerto Internacional General Felipe Ángeles es, sobre todo, una gran obra de infraestructura nacional; es el proyecto más rentable de la presente administración y se convertirá en uno de los activos más valiosos del Estado Mexicano”.

Sobrecarga en el AICM

Antes de abordar el tema del gasto hecho hasta el día de hoy en el AIFA, el general Gustavo Vallejo recordó que el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México es una terminal aérea con muchos problemas de operación, en la que se trabaja con un nivel de saturación del 140 por ciento, atendiendo en promedio a 47 millones de personas anualmente, “careciendo de una superficie para crecimiento de infraestructura”.

Esta congestión genera una reducción significativa de la eficiencia operativa, que trae como consecuencia mayores retrasos inflingidos tanto a los usuarios y a sus acompañantes, como a la carga y a las aerolíneas, indicó el general, quien agregó que adicionalmente existen sobrecostos por mayor consumo de combustible, mayores costos de mantenimiento de las aeronaves, incremento de los tiempos de espera de pasajeros y carga.

Vallejo Suárez recordó también por qué el presidente López Obrador ordenó cancelar las obras en marcha del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAIM) que se construía en Texcoco. Lo que se hizo con su cancelación fue “evitar un enorme dispendio de recursos públicos, la herencia de altos compromisos financieros, un desastre ecológico y el desperdicio de la infraestructura aeroportuaria existente”, dijo.

El general mostró proyecciones acerca del número de pasajeros que se espera movilizar en el AIFA a partir de 2022, cuando la terminal esté concluida y operando y se haya sumado a la red aeroportuaria integrada por el AICM y el Aeropuerto Internacional de Toluca (AIT).

Dijo que para el 2022 el AIT moverá en promedio alrededor de 548 mil pasajeros, el AICM a 47 millones 280 mil 295 y el AIFA a unos 18 millones de usuarios, comenzando por 3.5 millones en el primer año para subir a 8 millones en los siguientes y llegar a los 18 millones antes de 2032.

A partir de ese año se espera un crecimiento que alcance los 19 millones, 461 mil 806 pasajeros en los siguientes 10 años. Para el 2042 la estimación es de 43 millones, 171 mil 406 usuarios y en 2052 se proyecta movilizar en el AIFA a 84 millones, 886 mil 829 personas, según proyecciones de la SEDENA.

Vallejo citó también ante el personal diplomático a las ciudades de Nueva York, Montreal, Miami, Dallas, Paris, Berlín, Buenos Aires, Sao Paulo, Londres, Río de Janeiro y Taipei como algunas en alas que existen “sistemas multiaeropuerto” que operan con éxito.

El encargado de las obras en el AIFA reveló además que a la fecha se han adquirido 1,013.73 hectáreas de terrenos a propietarios ejidales y faltan por ser adquiridas otras 1,409.73 hectáreas en otros terrenos de los ejidos de San Lucas Xolox, Santa Ana Nextlalpan y San Miguel Xaltocan.

Estas adquisiciones terrenos para seguir adelante con la construcción de la terminal aérea han significado un gasto de 2 mil 500 millones de pesos pagados a ejidatarios y propietarios particulares, indicó Vallejo.

El general insistió en que la BAM-1 de Santa Lucía es una instalación estratégica de la SEDENA y que los trabajos del AIFA no deben interferir con las misiones que ahí cumple la FAM, no deben causar la suspensión parcial o definitiva de loque se hace en la base aérea.

Recordó una vez más que el proyecto del AIFA es legal y “ha sido mediáticamente muy atacado”, por ello el 1° de agosto de 2019 se decidió en el seno del Consejo de Seguridad Nacional su construcción “es un asunto de Seguridad Nacional”.

Como parte de este esquema, el general señaló que en la BAM-1 de Santa Lucía viven 10 mil militares, se efectúan al año 7 mil operaciones aéreas, es una zona de entrenamiento de paracaidistas y en las décadas de los 60 y 70 fue campo de tiro aéreo.

Cifras, números, dinero

Sobre los costos de la obra, se estima que éstos alcancen los 79 mil 305 millones de pesos, aplicados de la siguiente forma: 45 mil 976 millones de pesos en Instalaciones del AISL (sic), 3 mil 335 millones de pesos en obras de Interconexión, 11 mil 840 millones de pesos en Reubicación de Instalaciones Militares, 3 mil 456 millones de pesos en Adquisición de Predios, 1,603 millones de pesos en Equipamiento del SENEAM (Servicios de Navegación en el Espacio Aéreo Mexicano) y 2 mil 155 millones de pesos en la construcción de un Acueducto.

Vallejo explicó que para construir el AIFA ha habido procesos de licitación a cuando menos tres proveedores, los pagos se han hecho de manera directa desde la SEDENA, y se ha contratado en esta primera etapa a 3 mil 769 civiles, se ha arrendado el uso de 306 máquinas pesadas y 609 vehículos de carga externos.

En cuanto al material militar, se han usado 29 equipos pesados y 38 vehículos de carga de la SEDENA, así como 832 elementos del Cuerpo de Ingenieros. En total, trabajan en la obra del AIFA 4 mil 601 personas, 335 máquinas pesadas y 647 vehículos de carga.

El general Gustavo Vallejo mostró incluso cifras del gasto en cemento, acero, grava, varilla, diésel, mortero, tabiques perforados y madera de cimbra, materiales en los que se han gastado 16 millones 757 mil 870 pesos con 34 centavos.

Esto significa que se han logrado ahorros por un monto de 632 millones 561 mil 253 pesos con 61 centavos, aseguró.

Al referirse a los números el ahorro en al construcción del AIFA, el general Vallejo Suárez mostró cifras sobre el desmontaje y utilización del material pétreo, la tubería, el acero y los 30 campamentos de obra que había en el NAIM de Texcoco, del cual comenzarán a desmontarse 6 para trasladarlos a Santa Lucía.

¿Qué es lo que hay en Texcoco y que se irá a la obra del AIFA? Hay, de inicio, 2 mil cascos, chalecos y guantes; 2 mil palas, zapapicos y barretas, además de 100 andamios y 10 bombas sumergibles.

El general comparó los costos y tiempos de construcción de una sola pista de aterrizaje en el NAIM de Texcoco contra la obra del sistema total de pistas, la plataforma y las áreas de rodaje de lo que será el AIFA. En el primer caso se hubieran gastado 10 mil 556 millones, 677 mil  301 pesos con 47 centavos, mientras que en Santa Lucía el gasto será de 7 mil 715 millones, 805 mil 997 pesos con 50 centavos.

En esta dinámica, las pistas 2,3 y 6 de Texcoco hubieran costado al final 31 mil 448 millones, 742 mil 097 pesos con 83 centavos, mientras que en Santa Lucía construir la Pista Norte, la Pista Central y la Pista Militar, así como la Plataforma y los Rodajes costará los 7 mil 715 millones, 805 mil 997 pesos con 50 centavos ya señalados. Esto significará un ahorro de 23 mil 732 millones, 936 mil 100 pesos con 33 centavos, según la SEDENA.

Jorge Medellín / @JorgeMedellin95 /EstadoMayor.Mx

Anuncios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *