Cuarteleras



México, 23 de agosto.- Los últimos meses de ejercicio para los altos mandos de la Sedena y de la Marina son agitados y prometedores.

Anuncios

El presidente electo Andrés Manuel López Obrador juega el juego del policía chino y se reúne con el general Salvador Cienfuegos Zepeda en Lomas de Sotelo de manera casi secreta, tanto que ni sus directores de comunicación social se enteraron del encuentro en el que el tabasqueño dice que le dijo al militar que se respetarán las formas -no así los tiempos- para designar a su sucesor y que éste será sin duda un general en el activo porque no puede ser de otra forma, lo cual, por supuesto, es falso y refleja la ignorancia de AMLO en el tema castrense.

Desde el mediodía de ayer corrió el rumor de que el general Cienfuegos y el almirante Soberón estaban reunidos con AMLO para ver de una vez por todas las ternas con los nombres de los mandos que los sucederán.

En las oficinas de prensa de la Sedena y de la Marina la repuesta era la misma: desconocemos ese dato… el secretario no tiene agendada ninguna reunión así hoy.

Pero el encuentro sí existió, aunque al parecer solo fue con el general Cienfuegos, con quien AMLO aseguró solo haber hablado de la situación de violencia e inseguridad que azota al país.

La reunión fue tan productiva que el general le dio a Obrador sus puntos de vista sobre la grave agenda de inseguridad en la que militares y marinos han fracasado abiertamente y cargan sobre sus hombros una cadena de Recomendaciones, Quejas y acusaciones por desapariciones forzadas, violaciones, ejecuciones sumarias y toda clase de excesos acumulados en los años en que han sido utilizados como policías o como bomberos para apagar los fuegos de la criminalidad, que entre diciembre de 2006 y el 1° de agosto de este año han arrebatado la vida de 539 soldados.

Cienfuegos incluso tuvo el atrevimiento de presentarle al futuro Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas algunas sugerencias sobre cómo atacar el problema de la inseguridad. De ese tamaño fue el encuentro.

En realidad, el alto mando militar aprovechó también la ocasión para promover a su delfín en la sucesión: el general Roble Arturo Granados, su subsecretario de la Defensa y hombre de sus más enteras y selectas confianzas ante el cambio de régimen.

El problema es que la gente de Obrador ya tiene elegido a su propio delfín y es el general Felipe Gurrola Ramírez, el actual Inspector y Contralor General de la Defensa Nacional, excelente amigo y conocido del general Audomaro Martínez, el caza talentos militar del futuro mandatario tabasqueño.

En la reunión que sostendrán AMLO y el almirante Vidal Soberón, el mando naval tratará de defender a capa y espadín a su subsecretario, el exhibido y quemado Ángel Enrique Sarmiento Beltrán, el tristemente célebre mando involucrado en el affaire Frida Sofía, armado por Televisa para fabricar una nota exclusiva basada en una niña atrapada en los escombros del Colegio Rébsamen, la cual que nunca existió.

Ain así, Soberón pujará por convencer a la gente de AMLO de que Sarmiento -quien en 2015 debió pasar a retiro- es el indicado, pese a que en el gusto y ánimo de Washington aparece el Oficial Mayor de la Marina, el almirante José Luis Vergara. Lo que el secretario Soberón quiere, nos dice, es alguien que le garantice mar en calma una vez fuera de la secretaria.

Cabo de guardia

Pare cerrar el sexenio, la Sedena busca colocar un proyecto más para la adquisición de blindados 8×8 con los que busca reforzar sus batallones de Policía Militar y de Infantería para seguir enfrentando al crimen organizado.

Para eso colocará proyectos de adquisición para hacerse de 40 vehículos ligeros blindados (Light Armored Vehicle -LAV II) de fabricación canadiense, hechos por la firma General Dynamics.

El proyecto involucraba a la Marina, pero la institución busca otro tipo de unidades -también blindadas- para sus fuerzas especiales en operaciones de alto impacto. La Marina ha convocado a 10 empresas nacionales y extranjeras para sacar adelante el proyecto.

 

Redacción

Estadomayor.mx



Anuncios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *