La Transformación de los Centros de reclusión a un Nuevo Sistema Penitenciario. Parte III



México, 10 de enero.- La transformación de los centros penitenciario en México comenzó en la administración de Mtro. Patricio Patiño Arias, siendo Subsecretario del Sistema Penitenciario Federal, el reto fue transformar el sistema penitenciario federal, y de allí llevarlo impulsarlo a los sistemas estatales, los cuales iniciaron con grandes obstáculos y mucho escepticismo a encaminar los grandes cambios que, ahora, nos ha dejado una gran experiencia y ofrecido un conocimiento vasto en el tema y que, se pudo propagar a toda las entidades federativas.

Anuncios

Este resultado es el conjunto de esfuerzos sumados a un solo objetivo: obtener la acreditación de la Asociación de Correccionales de América por sus siglas en inglés (ACA), catalogándolos a nivel mundial como penales seguros, ordenados, disciplinados, donde lo principal es el respeto a los derechos humanos de los privados de su libertad.

Hay que recordar que en los sistemas penitenciarios impera la ley del más fuerte y de aquéllos que cuentan con medios económicos, consolidándose un alto índice de motines, homicidios y corrupción, los cuales dan cuenta constante de inseguridad a la sociedad de los reclusos y de sus familiares; ya que impera el autogobierno que es dirigido entre los reos y permite la operación de todo tipo de establecimiento comercial, incluso de bandas delictivas dedicadas al secuestro, la extorsión y desde donde se comandaban todo tipo de atrocidades.

En 2013 por instrucción del Lic. Emanuel Castillo Ruiz exsubsecretario del Sistema Penitenciario de Oaxaca y posteriormente Coordinador General de Centros Federales se acordó certificar en Oaxaca el centro de internamiento de Tuxtepec, que decían los expertos que era imposible, pero la convicción formativa de los dos, de que los penales no deben ser rehén ni trinchera para que opere el crimen organizado, se asumió el reto de abatir la criminalidad, sin miramientos ni compromiso añejos, más aún, sin limitar la operación eficaz del centro penitenciario, a través de la planeación estratégica e integral y conllevando acciones de análisis con el más alto sentido de responsabilidad pública y social, tomando como base lo establecido en las leyes y absorbiendo lo mejor de las experiencias de otras entidades como Chihuahua y Baja California, que se dieron a la tarea de lograr un cambio radical de los centros de reinserción social previendo siempre la participación tripartita (Estado-privado de su libertad-familia), para así cumplir a cabalidad los lineamientos de la reinserción social con base a la disciplina y al respeto de los derechos humanos.

Además, no solo se acredito ante la Asociación de Correccionales de América, sino que con un esfuerzo sin precedente y rompiendo los conceptos y costumbres de “estas en la cárcel, te llevo cigarros”, que este Centro Penitenciario y un centro Federal tiene una certificación “Libre de Humo”, ante La Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS), como se escucha libre de humo, es decir; no se fuma dentro de las instalaciones penitenciarias y el personal que allí labora ni los privados de su libertad, tendiendo como resultado la disminución en el riesgo de que los privados de su libertad y empleados se enfermen de padecimientos asociados con consumo de tabaco activo y ajeno: enfermedades cardiovasculares, cáncer de pulmón, labio, lengua, vejiga, enfisema, bronquitis o asma entre otros esto porque en México 44 mil fumadores mueren cada año, 122 personas mueren cada día en el país debido a enfermedades vinculadas con el consumo del tabaco, con lo que en su momento existian tres penales así en todo el país.

Estos beneficios son el resultado de la planeación de la reingeniería del Sistema Penitenciario, misma que surgió con el más alto sentido de responsabilidad social, emprendiendo acciones a corto, mediano y largo plazo, basado en 6 ejes sustanciales: la Eliminación de autogobierno y despresurización de penales, reconstrucción de infraestructura penitenciaria, fortalecimiento de estructura tecnológica, estandarización de procesos y procedimientos, capacitación y fortalecimiento de capital humano y oportunidades para Reinserción Social, ejemplificándolo en la siguiente manera:

 

 ASPECTOS EN LOS QUE SE DEBE

PONER ATENCIÓN

ASPECTOS CON ATENCIÓN APROPIADA
I

ASPECTOS QUE GARANTIZAN LA INTEGRIDAD PERSONAL DEL INTERNO.

•   Hacinamiento.

•   Servicios para mantener la salud de las personas privadas de la libertad.

•   Supervisión del funcionamiento del Centro por parte del titular.

•   Insuficiencia de programas para la prevención y atención de incidentes violentos.

•   Prevención de violaciones a derechos humanos y la atención en caso de detección.

•   Insuficiencia en los procedimientos para la remisión de quejas de probables violaciones a los derechos humanos.

·   Atención a personas privadas de la libertad en condiciones de aislamiento (sancionado y/o sujeto a protección).

·   Adecuada distribución de personas privadas de la libertad.
II

ASPECTOS QUE GARANTIZAN UNA ESTANCIA DIGNA.

•   Condiciones materiales e higiene de las instalaciones para alojar a las personas privadas de la libertad (ingreso y dormitorios).

•   Condiciones materiales, equipamiento e higiene del área médica.

•   Deficiencias en la alimentación.

 
III

CONDICIONES DE GOBERNABILIDAD.

•   Normatividad que rige al Centro (reglamento, manuales de procedimientos y difusión de los mismos).

•   Insuficiencia de personal de seguridad y custodia.

•   Deficiencias en el proceso para la imposición de las sanciones disciplinarias.

•   Ejercicio de funciones de autoridad por parte de personas privadas de la libertad del Centro (autogobierno/cogobierno).

•   Actividades ilícitas.

 
IV

REINSERCIÓN SOCIAL DEL INTERNO.

•   Deficiencias en la clasificación de las personas privadas de la libertad.

•   Clasificación entre procesados y sentenciados.

•   Actividades laborales y de capacitación.

•   Actividades deportivas.

·   Integración y funcionamiento del Comité Técnico.

·   Vinculación de la persona privada de la libertad con la sociedad.

V

GRUPOS DE INTERNOS CON REQUERIMIENTOS ESPECÍFICOS

 ·   Atención a personas con discapacidad física y/o psicosocial.

·   Atención a personas privadas de la libertad que viven con VIH/SIDA.

·   Atención a personas de diversidad sexual.

 Llevar a cabo este proyecto no fue tarea fácil, nos permitió conocer más a fondo nuestras debilidades, fortalezas y conocer las áreas de oportunidad, identificado y reforzando de manera precisa, los procesos que sustentan nuestra labor, elaborando e implementando procedimientos que arrojen las evidencias que a su vez, permiten demostrar el apego a los estándares de calidad. Estas acciones fueron una de las primeras y más ambiciosas estrategias diseñadas para cumplir con el objetivo de garantizar un fortalecimiento institucional sostenible. Este esfuerzo nos dirigió a la eficiencia, la eficacia y a la correcta utilización de nuestros recursos.

Hoy, este Centro Penitenciario y otros más que se sumaron en el país se cuenta con gobierno, disciplina, orden, limpieza y control, pero no es fortuito todo, sino que esto se debe asimismo a la colaboración directa del Sistema Penitenciario Federal y la Asociación de Correccionales de América, (ACA) logrando avanzar en la operación y reorientación de los Sistema Penitenciarios Estatales hacia una modernización, previendo en todo momento el respeto a los derechos humanos, la dignificación de los niveles de vida, logrando impactar positivamente en la visión de un nuevo sistema penitenciario.

Cumplir con estándares que han funcionado en otros países y adaptarlos a la realidad y necesidades de la entidad federativa, ha ofrecido la certeza de que los penales pueden ser gobernados por la autoridad y que los autogobiernos se han extinguido, por lo que hoy, los estados del país que han volteado a incorporar esta acreditación en sus sistemas penitenciarios se apegan a la normatividad vigente con respeto de los derechos humanos.

Sabemos del reto y la responsabilidad que se adquirió, sabemos que aún falta mucho por hacer, es por eso que debemos comprometernos de no perder el rumbo de nuestra estrategia, que nos ha permitido una eficiente administración de los penales, la visión de un sistema innovador robustecido con un objetivo central que reside en la efectiva reinserción social de quien esta privado de su libertad; apoyándonos en el crecimiento y fortalecimiento del marco normativo, en programas, políticas y acciones que respondan con visión integral a su éxito, con la participación activa y corresponsable de la sociedad civil, sin cuya participación no es posible alcanzar los resultados que demandan.

Es imperativo mantener el paso firme en este camino de modernidad del sistema penitenciario, con una visión humana que permita y haga posible que los que fueron algún día privados de su libertad regresen a sus familias, a la sociedad con posibilidades de rehacer sus vidas.

Al día de hoy, es decepcionante que se pierda el objetivo que se tuvo al lograr la acreditación de ACA en Oaxaca, por malas decisiones, por desconocimiento o la corrupción de la administración actual, mismo que nos dio oportunidad de crecimiento y mejora, con un cambio sustancial en su infraestructura, administración y control, al remodelar todas las instalaciones, habilitando eficientemente su operatividad y mejorando el proceso de selección y capacitación al personal operativo y administrativo, en los nuevos lineamientos o estándares de operación con los cuales el centro funciona. Sin duda alguna, esto significa un gran estímulo para el Sistema Penitenciario del estado y desde luego para su gobierno.

Esta transformación se puede resumir citando las palabras de Benjamín Franklin: “La energía y la persistencia conquistan todas las cosas”, es por ello; que la sustentabilidad que se busca para el sistema penitenciario está planteada en su acepción más amplia, como un proceso que busca garantizar el bienestar de la población, la prosperidad económica y la preservación del medio ambiente. Se propone que sean instituciones que generen recursos para su sostenimiento en la mayor medida posible, de modo que se liberen recursos fiscales para programas que beneficien a la sociedad.

El reto es lograr que desde los centros penitenciarios se incluyan condiciones con criterios de rentabilidad social.

 

Ricardo Tejeda de Luna

Ex subsecretario del Sistema Penitenciario de Quintana Roo,

ex Director General en Centros Federales y otros cargos públicos



Anuncios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *