Inicia la Marina salto tecnológico y estratégico



México, 9 de enero.- La compra de armamento avanzado en la Secretaría de Marina-Armada de México (Semar) para artillar su primera fragata Sigma Clase 10514, significará un avance tecnológico y estratégico con el que la institución comenzará a consolidar, desde otro plano, uno de sus objetivos a largo plazo: proyectar el poder nacional como fuerza armada no solo mediante su participación en operaciones multinacionales, sino como constructora de sus propios equipos avanzados.

Anuncios

La inversión de 98.4 millones de dólares para adquirir en los Estados Unidos un primer lote de 2 mil 475 piezas de artillería para uso naval, que comprende:

  • 23 misiles tácticos Rolling Airframe Block (RAM)
  • 6 torpedos ligeros MK 54 Mod 0
  • 6 misiles Harpoon Block II, RGM-84-L
  • 250 balas AA98, calibre 25 milímetros
  • 750 rondas para tiro de práctica de munición A976, calibre 25 milímetros
  • 480 cartuchos de munición de espoleta programable de alto explosivo, BA22, calibre 57 milímetros

 

El paquete incluye dos sistemas lanzadores de misiles de triple tubo, asesoría técnica y visitas constantes por parte de personal especializado del Pentágono y de las firmas encargadas de vender el armamento.

La Semar ha solicitado también la compra de un bloque de misiles RAM Block 2 MK, Mod 4, (GMRP), guiados por láser y un sistema MK 32 de Tubos de Torpedo para Unidades de Superficie (SVTT).

La adquisición fue anunciada por el Departamento de Estado norteamericano a partir de la aprobación de los trámites y de la solicitud presentada por el gobierno de México a la Agencia de Cooperación de Seguridad en Defensa de los Estados Unidos, instancia ante la cual se solicitó la compra de las piezas de artillería naval para dotar de armas y municiones a la fragata Sigma Clase 10514, diseñada por la firma holandesa Damen Shipyards.

Mandos navales mexicanos indicaron que la aprobación final de la venta de los sistemas de armas y municiones para la Patrulla Oceánica de Largo Alcance (POLA) Sigma 10514 se dará en el Congreso de los Estados Unidos, para lo cual podría trascurrir hasta un año.

Una vez ocurrido esto, el material adquirido llegaría a México dentro de un año y medio o dos para ser instalado y probado en el buque para el que aún no existe nombre o número de serie asignado.

El proyecto para construir en astilleros navales mexicanos la Sigma 10514 data de finales de 2014, pero fue aprobado y cristalizado en 2015, cuando se afinaron detalles como el costo inicial estimado que fue de 5 mil 700 millones de pesos.

Esta cifra se elevó en casi mil millones más y terminó por casi duplicarse en 2017, llegando a 10 mil 300 millones de pesos al ser autorizada por el Banco Nacional de Obras y Servicios (Banobras), instancia mediante la cual se hizo efectiva la compra de los materiales y la tecnología para construir cuatro de los seis módulos de los que se compone la Sigma 10514.

Datos del sitio especializado en estadísticas de poder bélico mundial Global Fire Power (GFP), indican que México cuenta con 143 buques, de los cuáles 6 son fragatas, 3 son corbetas, 131 son patrullas costeras, oceánicas e interceptoras y 11 son naves de guerra antisubmarina.

La Semar tiene en su portal de internet un micrositio en Transparencia Focalizada en el que presenta su Catálogo de Unidades de Superficie, mostrando seis tipos de buques: anfibios, fragatas, patrullas costeras, patrullas oceánicas, patrullas interceptoras y buques auxiliares. La Marina muestra algunas de las características de dichas naves, pero no menciona cuántas tiene.

 

Más cooperación y defensa

La Secretaría de Marina-Armada de México (Semar) anunció el 10 de abril de 2017 la firma del convenio con el que el consorcio holandés Damen Shipyards para concretar la construcción en astilleros mexicanos de su primera fragata de largo alcance, un proyecto considerado por los mandos como punto de inflexión y crecimiento tecnológico y bélico en la historia naval mexicana.

La Sigma 10514 es una versión modificada de este tipo de fragata construida por Damen en sus instalaciones.

Las modificaciones obedecen a requerimientos específicos de la Semar para el desempeño de misiones concretas del buque, que llevará un helicóptero embarcado (AS565 MBe Panther), una lancha interceptora de alta velocidad, dos lanchas rápidas de salvamento y espacios para personal femenino, así como espacio para un comando de Fuerzas Especiales.

La Sigma 10514 se armará en dos fases: en la primera se construirán seis bloques, de los cuales cuatro se armarán en astilleros navales mexicanos y dos en astilleros holandeses; en la segunda fase se terminará el ensamble de todos los módulos en astilleros de la Semar.

Para completar el artillado de la POLA Sigma, la Marina requiere contenedores, repuestos, equipo de soporte y prueba, publicaciones y documentación técnica, así como entrenamiento de personal y equipo de entrenamiento.

También se ha solicitado la asistencia técnica de representantes del gobierno y contratistas de los Estados Unidos para la colocación y prueba de todos los sistemas, que incluyen servicios de soporte de ingeniería y logística, servicios de instalación, productos electrónicos y hardware asociados para controlar el lanzamiento de torpedos, señala el Departamento de Estado.

La dependencia norteamericana agrega que “esta venta propuesta respaldará la política exterior y la seguridad nacional de los Estados Unidos al ayudar a mejorar la seguridad de un socio estratégico”.

México, añade, “ha sido un socio fuerte en la lucha contra el crimen organizado y las organizaciones de narcotráfico. La venta de estos sistemas basados ​​en buques a México aumentará y fortalecerá significativamente sus capacidades marítimas”.

El Departamento de Estado, basado en las recomendaciones y documentos recabados por la Agencia de Cooperación en Seguridad y Defensa, precisó que México tiene la intención de utilizar estos artículos y servicios de defensa para modernizar sus fuerzas armadas y ampliar su apoyo naval y marítimo existente a los requisitos de seguridad nacional y en sus esfuerzos para combatir las organizaciones delictivas.

“México tiene la intención de utilizar los sistemas de armas en su buque clase Sigma 10514 de la marina mexicana. Los sistemas proporcionarán capacidades mejoradas en la defensa efectiva de las rutas marítimas críticas”.

Un dato relevante es la insistencia del Departamento de Estado en el hecho de que “la venta propuesta de estos sistemas y soporte aumentará el potencial de asociación marítima de la Armada mexicana y alineará sus capacidades con las armadas regionales existentes. México no ha comprado estos sistemas previamente”.

La venta propuesta de este equipo no alterará el equilibrio militar básico en la región, añade la instancia norteamericana.

 

Jorge Medellín

@JorgeMedellin95

Estadomayor.com



Anuncios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *