Cadena perpetua en EU a dos Zetas asesinos de agentes norteamericanos



México, 7 de noviembre.- Un juez federal de los Estados Unidos sentenció a dos integrantes del cártel de los Zetas a cadena perpetua por el asesinato de Jaime Zapata y por el intento de homicidio de Víctor Ávila, ambos agentes especiales de la Oficina de Investigaciones Nacionales del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE-HSI), ambos atacados en febrero de 2011 cuando se dirigían de San Luis Potosí hacia la Ciudad de México en una misión especial.

Anuncios

Jaime Zapata murió en la agresión y Víctor Ávila resultó con heridas graves, pero logró salvarse.

Los sentenciados son José Emanuel García Sota, conocido como Juan Manuel Maldonado Amezcua y apodado Zafado, 36, de San Luis Potosí, y Jesús Iván Quezada Piña, conocido como Loco, de Matamoros, detenidos ese mismo año en un operativo coordinado entre la Procuraduría General de la República (PGR), el ICE y agentes del Buró Federal de Investigaciones (FBI).

La Oficina de Prensa de la Embajada de los Estados Unidos en México informó sobre la sentencia dictada por el juez federal Royce Lambert, luego de haber sido hallados culpables por una corte el pasado mes de julio.

Además de José Manuel García Sota y Jesús Iván Piña, se esperan sentencias contra otros cinco mexicanos integrantes del cártel de los Zetas, extraditados en 2016 y juzgados en julio de este año.

La embajada de los Estados Unidos indicó que los sentenciados García Sota y Quezada Piña fueron encontrados culpables de cuatro delitos federales: asesinato de un oficial o empleado de los Estados Unidos; intento de asesinato de un oficial o empleado de los Estados Unidos; intento de asesinato de una persona protegida internacionalmente; además de utilizar, portar, blandir y disparar un arma de fuego durante y en relación con un delito de violencia causando la muerte.

Los veredictos fueron emitidos tras un juicio que comenzó el 10 de julio en la corte de distrito federal del Distrito de Columbia, durante el cual el gobierno presentó testimonio de 22 testigos, incluyendo el agente especial Ávila.

Según la evidencia presentada en el juicio por el gobierno, tanto García Sota como Quezada Piña eran miembros de escuadrones de asesinos de Los Zetas, o “estacas,” y se encontraban cumpliendo una misión de tiroteos ese día para robar vehículos para uso en operaciones del cartel.

La tarde del 15 de febrero de 2011, García Sota y Quezada Piña se encontraban entre un grupo de miembros del cartel dirigidos contra un vehículo blindado modelo Chevrolet Suburban, el cual llevaba matrículas diplomáticas y era conducido por los agencies especiales en una autopista muy transitada en el sur de San Luis Potosí.

El agente especial Zapata y el agente especial Ávila se encontraban en misión oficial, dirigidos hacia el sur de la Ciudad de México, cuando ocurrió el ataque.

Durante la emboscada, los miembros del cartel dispararon hacia el vehículo de los agentes con pistolas y armas semiautomáticas, incluyendo rifles de asalto AK-47 y AR-15.

El agente especial Zapata, de 32 años de edad, murió a tiros, mientras que el agente especial Ávila, en ese entonces de 38 años de edad, fue herido. Los investigadores luego encontraron aproximadamente 90 casquillos de bala en la escena, según la evidencia presentada en el juicio.

Otros cinco acusados se habían declarado culpables previamente de cargos federales en este caso, y serán sentenciados el día de mañana.

Rubén Darío Venegas Rivera, conocido como Catracho, de 29 años; José Ismael Nava Villagrán, conocido como Cacho, de 35; Julián Zapata Espinoza, conocido como Piolín, de 36, y Alfredo Gastón Mendoza Hernández, conocido como Camarón, de 34 años de edad, se declararon culpables de cargos federales de asesinato e intento de asesinato entre agosto de 2011 y octubre de 2016.

El quinto acusado, Francisco Carbajal Flores, conocido como Dálmata, de 42 años, se declaró culpable en enero de 2012 de conspiración para gestionar los asuntos de una empresa mediante un patrón de actividades de chantaje/crimen organizado y de actuar como encubridor/cómplice después de la comisión del asesinato e intento de asesinato de los agentes de ICE.

Todos los cinco acusados son ciudadanos mexicanos, exceptuando a Venegas Rivera que es hondureño, señaló la embajada estadunidense.

 

Jorge Medellín

@JorgeMedellin95

Estadomayor.mx



Anuncios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *