Llegan los Sandcat a Tamaulipas para combatir al narco



México, 6 de noviembre.- El gobierno de Tamaulipas recibirá una flotilla de vehículos blindados Sandcat, con los que reforzará el trabajo de patrullaje y respuesta inmediata contra el crimen organizado.

Anuncios

Los vehículos tácticos fabricados por la firma Blindajes Epel, serán destinados a las operaciones del Grupo de Coordinación Tamaulipas y se sumarán a los Sandcat del Ejército que operan desde 2011 en ese estado.

Daniel Kleinman, director general de Proyectos Especiales de la sección Epel Tácticos, indicó que los cinco vehículos que recibirá Tamaulipas son Sandcat Nivel NIJ IV, capaces de soportar disparos de fusiles de asalto automáticos AK-47 y AR-15.

El lote de vehículos Sandcat fue ordenado por el gobierno de Tamaulipas hace tres meses y trabajará en forma coordinada con los 10 Sandcats del Ejército pertenecientes a la 8ª Zona Militar de Reynosa, Tamaulipas, en donde las unidades operan adscritas en el 77 Batallón de Infantería (Ciudad Victoria).

El Sandcat puede llevar entre 6 y 9 ocupantes, está diseñado para desempeñarse de manera óptima en ambientes urbanos, aunque también puede operar en terrenos rurales como apoyo en incursiones de comandos de fuerzas especiales.

De acuerdo con datos de Blindajes Epel, los Sandcat son vehículos blindados montados sobre el chasis de camionetas Ford 450 y 550, tienen transmisión automática de seis velocidades, un sistema eléctrico de doble batería, sistema de bloqueo de frenos traseros y delanteros, así como una potencia de 300 caballos de fuerza en un motor a combustible diesel turbocargado.

Los vehículos blindados tácticos Sandcat son de origen israelí y fueron introducidos en el país a finales del 2010 por la empresa norteamericana Oshkosh, en los momentos en que el ejército libraba la etapa más cruenta de la guerra contra el narcotráfico, que en el gobierno del presidente Felipe Calderón dejó un saldo de 361 militares muertos en acción o en labores dentro del marco de las Operaciones Contra el Narcotráfico (OCN), de acuerdo con cifras oficiales de la Sedena.

La confrontación directa estaba apoyada en el desempeño de los más de 4 mil Hummvees con los que cuenta el ejército. Carentes de blindaje o con uno muy bajo y de fácil penetración, los vehículos desataron muy pronto la alarma entre la tropa y sus jefes.

Los Hummvees resultaron lentos y fáciles de cazar por los narcos, dotados de armas más poderosas y proyectiles perforantes. Las bajas se dieron por decenas en el 2010. La Sedena reporta que tan solo en 2010 murieron 89 de los 361 militares en la guerra calderonista contra el narco.

El 2011 fue el año en el que la Defensa Nacional compró el histórico lote de 264 vehículos Sandcat en dos etapas; en la primera se adquirieron 211 unidades y en la segunda las restantes 53, con blindaje y características superiores a las de la primera entrega, que constó de unidades con blindaje Nivel V (con protección contra ataques del crimen organizado y contra ataques de tipo terrorista).

 

Jorge Medllín

@JorgeMedellin95

Estadomayor.mx



Anuncios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *