Cuarteleras

México, 24 de octubre.- Haya sido o no una filtración periodística, lo cierto es que la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) del general Salvador Cienfuegos Zepeda va a tener que dar la cara y rendir cuentas -las que pueda y quiera- a la Secretaría de Hacienda por los históricos adeudos militares destapados hace unos días por el periódico Reforma, y que rebasan los 170 millones de pesos.

Anuncios

Aunque parece una cantidad irrisoria si se le compara con los miles de millones de pesos que cada año maneja la Defensa Nacional, los 170 millones de pesos no son un adeudo nuevo; se trata de un saldo de débitos que la dependencia arrastra desde hace unos veinte años.

Algo sabía o intuía la Sedena de hoy, porque fue la misma dependencia la que le pidió al Servicio de Administración Tributaria (SAT) de Hacienda que le dijera por favor cuánto se le debía de pagos y de impuestos atrasados.

Y como es su especialidad, en agosto la muy solicita y oportuna oficina del SAT, pasó a cobrarle a la Sedena los créditos fiscales que por 170 millones de pesos le ha estado debiendo a la federación al menos desde los años noventa.

De esos 170 millones de pesos, al menos 100.8 millones los debe el Ejército y Fuerza Aérea de los tiempos del general Riviello Bazán (ya fallecido) como la mayor cantidad en adeudo a Hacienda.

¿Para qué fueron solicitados? ¿En qué cosas se ejercieron y quien ordenó que se quedaran a deber? Misterios son.

La deuda pasó de Riviello -más ocupado en exterminar zapatistas- al general Enrique Cervantes Aguirre -más ocupado en que no se tambaleara el régimen de Zedillo- y de ahí a los generales secretarios Clemente Vega García, Guillermo Galván Galván y Salvador Cienfuegos Zepeda.

Este último, según lo revelado por el diario, “tiene 11 créditos pendientes, que suman 69 mil 512 pesos, cuyo origen se desconoce, pero derivarían de multas, impuestas ya sea por el propio SAT o por autoridades judiciales, como medida de apremio en procesos de los que la Sedena forma parte”.

Otro personaje del que nos e ofrecen datos ni se sabe mayo cosa es un tal Rolando Pinto González. Él solito le debe al SAT algo así como 35.6 millones de pesos, deuda que fue adquirida por la Sedena apenas en 2013.

¿Quién es el tal Rolando Pinto González cuya deuda alcanza la sexta parte del total que la Sedena le debe al fisco mexicano?

Es tiempo de que el general secretario le dé explicaciones al SAT, sobre todo ahora que la propia Hacienda le va a otorgar a la Sedena un Presupuesto de Egresos de la Federación de unos 82 mil millones de pesos en el 2018, para que la dependencia termine sus proyectos de inversión pendientes y siga adelante con su modernización, a cualquier precio.

Anuncios

  1 para “Cuarteleras

  1. Avatar
    MANUEL CICERO SALAZAR
    24 de octubre del 2017 en 13:32

    los préstamos otorgados a JOLOPO y a Zedillo, mas el de Calderòn…aùn no han sido liquidados…y hacienda hace como que la virgen le habla y no los descuenta de sus sueldazos…recordemos que estos presidentes quebraron a Banjercito…y las fuerzas armadas se quedaron sin prestamos…o de plano les dieron mini prestamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *