Repotenciará la FAM sus helicópteros rusos



México, 18 de julio.- Antes de que concluya el actual sexenio, la Fuerza Aérea Mexicana (FAM) buscará contar de nuevo con la mayor parte de su flota de helicópteros rusos Mi-17, y para ello abrió la Licitación DMMA-A041/2017 con la que busca recuperar y mantener operativos al menos 12 aparatos Mi-17.

Anuncios

La licitación fue abierta para adquirir 12 unidades de Potencia Auxiliar (APU-Auxiliary Power Unit) para este tipo de aeronaves.

Las APU servirán para repotenciar y mantener operativos a 12 helicópteros rusos Mi-17, de la flota de 24 aparatos de este tipo asignados al Escuadrón Aéreo 303, con sede en la Base Aérea Número Uno, en Santa Lucía, Estado de México.

La Dirección de Mantenimiento de Material Aéreo de la FAM dio a conocer a afínales de mayo de este año la ficha técnica (Clave CUCOP 29900025) para licitar la compra de 12 APU para igual número de aeronaves militares.

En la ficha técnica se detalla lo que es una APU y lo que la FAM espera de los potenciales proveedores de los bienes. La descripción señala: “Unidad de Potencia Auxiliar (APU), No. de parte AI-9B, es un motor de combustión interna que va instalado en la parte posterior superior del helicóptero Mi-17, utilizado como una fuente de aire comprimido de abordo y su función es dar el giro inicial para el arranque de motores TB3-11MT/BM, tanto en tierra, así como en el aire”.

La FAM exige también que las APU permitan al motor AI-9B “trabajar como una fuente auxiliar de corriente directa de 27 volts” y para que funcionen correctamente deben contar con las siguientes partes:

  • Una bomba reguladora de combustible N/P HP-9B C
  • Una bomba de combustible de arranque N/P 726B T
  • Una marcha generador N/P KPCT 32
  • Una unidad de ignición N/P KP 12CN
  • Un sensor de baja presión de aceite N/P MCTB-1,2A
  • Una válvula electromagnética N/P MKT-210A

 

De acuerdo con las especificaciones iniciales de la FAM, cada una de las APU debe proporcionar “como mínimo, 600 arranques 1000 suministros de aire entre cada reparación mayor (Overhaul)”.

La FAM agrega que “los bienes deben ser nuevos, para lo cual deberá estar asentada dicha condición en la documentación técnica respectiva”.

 

Caballos de batalla

Estado Mayor habló con pilotos helicopteristas de la FAM acerca de esta compra de fuentes de poder auxiliar, la cual consideran obvia debido al desgaste de los aparatos.

El problema es que este tipo de desgaste no es natural, sino producto de excesos, de impericia y malos manejos del material aéreo, dijeron. “Lo que sucede es que ha habido cierto apresuramiento en el ascenso del personal que quiere ser helicopterista, y los ascienden sin la experiencia mínima necesaria y una de las consecuencias esa esa, el mal uso del material y su desgaste anticipado”, indicaron.

Más allá de esto, los pilotos insistieron en que los helicópteros rusos MI-17M son verdaderos caballos de batalla, capaces de operar en las peores condiciones climáticas y con prestaciones superiores a las de sus competidores más directos, los UH-60L o M Black Hawk que, para empezar, cuestan casi tres veces más que un Mi.

A finales de 2016, Alexander Mikheev, responsable de la firma Russian Helicopters, habló sobe la importancia que tenía para su país y para la empresa el papel de Mexico como consumidor de las aeronaves Mi.

Recordaba que en los años noventa México adquirió un gran número de helicópteros de las series Mi-8/17. La flota de las fuerzas armadas y federales rebasa las 50 unidades, en las series Mi-8 y Mi-17.

El Programa Sectorial de Defensa Nacional 2013-2018 difundido al inicio del sexenio del presidente Enrique Peña Nieto, planteaba la modernización de las fuerzas armadas mexicanas –en particular de la FAM– en tres etapas que deberán culminar en el 2030.

Dicho programa modernizador contempla la compra de 175 aeronaves como una de las metas más importantes para rearmar, modernizar y dinamizar a una fuerza aérea abandonada durante décadas.

El documento detallaba en el 2013 que la FAM contaba entonces con “una flota de 346 aeronaves, de las cuales, 204 se encuentran operativas y 142 están fuera de servicio”.

Al respecto, añadía, “el 55% de las aeronaves cuentan con más de 21 años de servicio. Para revertir esta situación, se tiene considerado la adquisición de diverso material de vuelo, entre ellos, 91 helicópteros, 81 aviones y tres sistemas aéreos no tripulados”.

Hace dos años, durante los festejos por el centenario de la creación de la FAM, la Cámara de Diputados recibió el documento FUERZA AÉREA MEXICANA, La aviación militar, un siglo de historia (1915-2015), avalado por la Comandancia General de la Fuerza Aérea, en el que se describen las tres fases de modernización de dicha arma hasta el año 2030.

La primera fase comprende el sexenio actual (2013-2018) y en ella se comprarán 24 helicópteros UH-60 (Black Hawk); 24 helicópteros Mi-17; 36 helicópteros Bell-407 AH; 48 aviones entrenadores Texan T-6C; 1 avión Grumman y 8 aviones ambulancia KA, para un total de 141 aparatos.

La segunda fase de modernización de la FAM abarca del 2018 al 2024 y comprende la compra de 24 helicópteros UH-60 (Black Hawk); otros 24 helicópteros Mi-17; 12 helicópteros Bell-407 AH; 30 aviones Texan T-6C; 7 aviones C-235; 3 aviones C-130J (Hércules, nuevos) y 4 aviones Boeing737-700, para totalizar 104 aparatos.

La tercera y última fase va del 2024 al 2030 y significará la compra de 24 aviones interceptores; 3 aviones KA (King Air) 350 con sensores de vigilancia, y 3 aviones Embraer-145, equipados con radares aéreos, para sumar 30 aparatos.

En total, entre el 2013 y el 2030, la FAM tiene proyectado comprar 275 aeronaves (131 aviones y 141 helicópteros) para consolidar su modernización operativa.

La licitación de la FAM para repotenciar los Mi-17M establece que las APU “deberán ser de iguales o superiores características a las que se describen (y) que no afecten la operatividad y funcionabilidad e los sistemas del helicóptero Mi-17”.

La ficha técnica que acompaña la hoja de requerimientos lleva dos gráficas de lo que se espera tengan las APU que deberán ser entregadas por los proveedores.

En ellas destacan ocho partes que la FAM considera fundamentales: tanque de aceite, válvula de vaciado, bomba de aceite, tanque de drene, filtro de aceite, avisador de presión de aceite, boca de llenado y visor de control de aceite.

El documento fue elaborado por el jefe del escuadrón de mantenimiento aéreo, teniente Eduardo Hernández Ancheyta, revisado y autorizado por el Teniente Coronel de la Fuerza Aérea, Piloto Aviador Víctor Buendía Pérez, y aprobado por el Director de Mantenimiento Militar Aéreo, Coronel Arturo Gómez Martínez.

 

Jorge Medellín

@JorgeMedellin95

Estadomayor.mx



Anuncios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *