Bitácora de Vuelo



México, 6 de junio.- En la incertidumbre que sigue rodeando a la elección de una aeronave idónea para sustituir al Escuadrón Aéreo 401 (EA-401), los mandos de la Fuera Aérea Mexicana (FAM) siguen coqueteando con la oferta rusa del entrenador y caza ligero Yak-130, mientras algunos de sus pilotos se acercan al aparato para conocer su funcionamiento.
Rosoboronexport, la empresa estatal rusa que concentra al conglomerado de la industria bélica con capacidad de exportación, sigue su juego mediático y no pierde la oportunidad para soltar aquí y allá, en cuanta feria aeroespacial puede, la especie de que sus acercamientos con militares mexicanos van viento en popa y que muy pronto habrá noticias sobre adquisiciones de helicópteros para transporte de tropas, para operaciones de rescate y hasta para actividades civiles.
Anatoli Punchuk es el director adjunto de Servicio Federal ruso de Cooperación Técnica Militar (FSVTS, por sus siglas en ruso) y hace una semana dijo a varias agencias noticiosas que México muestra interés en la adquisición de nuevos helicópteros rusos de diverso.
La información acerca de ese interés mostrado por autoridades militares mexicanas contrasta con la realidad económica y estratégica del país. En la Marina, por ejemplo, cualquier contacto real con los negociadores rusos y sus representantes en México está restringido a los acercamientos para darle mantenimiento a los 12 aparatos Mi-17 con lo que cuenta la dependencia.
Más allá de eso, los mandos navales no quieren saber nada de los comerciantes rusos y sus enredados y oscuros manejos comerciales, ya sea para abasto militar o bien para abasto civil.
Además, la cartera para la compra de nuevos equipos aeronavales se cerró en la Marina hace poco más de un mes. Con lo que tenemos nos vamos, con lo que hay cerraremos lo que queda del sexenio, han dicho mandos de alto nivel en la secretaría que encabeza el almirante Vidal Soberón, así que por ahí no marcha la intentona rusa.
En donde sigue encendida la luz es en la FAM, que no deja de lado el plan “B” o “C” para hacerse de un nuevo escuadrón de vigilancia estratégica que, por razones estratégicas, operativas y logísticas, deberá ser muy parecido al de los tigres fabricados en 1982 por Northrop Grumman para la FAM.
El Yak-130 sigue pareciéndoles un aparato idóneo, con prestaciones y capacidades similares a las de los F-5E (aunque menos veloces que los tigres) y sobre todo adecuado para el tipo de misiones de vigilancia y apoyo en eventuales operaciones de intercepción.
Lo cierto es que la FAM acaba de lanza la licitación para la adquisición de unos diez helicópteros Black Hawk, que empleará en el reforzamiento para el transporte de tropas en operaciones de alto impacto.
Así, el púnico escenario posible para que los helos rusos volvieran a engrosar los hangares militares, aeronavales y policiacos, sería la de una inusitada necesidad para fortalecer la capacidad de respuesta a fenómenos meteorológicos en la cada vez más cercana temporada de huracanes.

Anuncios

Nuevo Cougar
Lo que sigue en pie es la orden para adquirir un nuevo EC-725 Cougar, similar al que fue derribado hace exactamente dos años en los cielos de Villa Purificación, Jalisco, durante el trágico y fallido operativo para capturar el Nemesio Oseguera, El Mencho, líder del Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG).
La orden es del mando de la FAM, el general Rodolfo Munguía. El análisis Costo – Eficiencia del proyecto, elaborado en enero y entregad en marzo de este año a la Secretaría de Hacienda (SHCP), señala que la inversión calculada será de $696,110,087.57 (SEISCIENTOS NOVENTA Y SEIS MILLONES CIENTO DIEZ MIL OCHENTA Y SIETE PESOS 57/100 M.N.).
El documento de la Sedena indica que “el origen del presente programa se enmarca en la adquisición de un activo con equipamiento moderno, características técnicas y de operaciones adecuadas, capaz de operar en toda condición atmosférica, que permita cubrir las necesidades de realizar operaciones tácticas (Transporte de tropas, Disminuir la violencia en el país, Escolta aérea, etc.), participar en las actividades del Plan DN-III-E y cuando se requiera apoyar a la Unidad Especial de Transporte Aéreo en el traslado de personal militar de mando, que les permita continuar y mantener el enlace para la dirección y administración de las unidades en aspectos operativos y/o administrativos en el cumplimiento de sus obligaciones constitucionales”.
El estudio de la Sedena agrega que la mejor opción es la compra de un aparato nuevo con características y prestaciones avanzadas. El helicóptero tendría una vida útil de 20 años
Finamente el documento deja en claro que “en base al análisis realizado para adquirir un activo, para sustituir el activo derribado en el 2015 (sic), y reforzar las operaciones para garantizar la transportación aérea de tropas, realizar operaciones para disminuir la violencia en el país, escolta aérea, participar en las actividades del Plan DN-III-E y cuando se requiera apoyar a la Unidad Especial de Transporte Aéreo en el traslado de personal militar de mando, para cubrir las necesidades de transporte hacia lugares de difícil acceso, en el sentido que dichas necesidades son cubiertas con activos netamente tácticos los cuales realizan actividades de Seguridad Publica y Nacional”.
Aquel aparato derribado era el Cougar 1009 de la FAM, piloteado por el Capitán Luis Alonso Lara Corral (http://www.estadomayor.mx/53436).

Jorge Medellín

@JorgeMedellin95

Estadomayor.mx



Anuncios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *