Cuarteleras



México, 7 de marzo.- Lo que debería ser una puntual renovación o modernización de material aéreo y material bélico para las fuerzas armadas mexicanas, corre el riesgo de convertirse en una verdadera adquisición de dolores de cabeza.

Anuncios

En la Fuerza Aérea Mexicana (FAM) la selección de 40 helicópteros Bell 407 está causando inquietud, porque se trata de aparatos cuyas prestaciones y operabilidad no son comparables con las características de la flota de Mc Donell Douglas 530 (MD 530) que desde hace más de veinte años en Operaciones Contra el Narcotráfico (OCN) y en apoyo a operaciones de alto impacto.

El lote de Bells 407 también se emplearía en sustituir a los vetustos Bell 206, que llevan operando dos décadas en operaciones de localización y erradicación de plantíos, así como en el Plan DN-III E.

Esta compra de la FAM estaba adormecida, medio congelada en el baúl de la modernización de la Sedena anunciada por el presidente Enrique Peña Nieto.

La llegada de Donald Trump a la Casa Blanca le bajó aún más la temperatura al congelador de las negociaciones México –EU, pero solo durante unas tres semanas.

Lo que nos cuentan quienes saben de estas cosas, es que tras la visita a México de los secretarios de Estado y Seguridad Interior, Rex Tillerson y John  Kelly, y sus pláticas con el general Salvador Cienfuegos y el almirante Vidal Soberón, el impasse militar aquedó en el pasado.

Una semana después de la visita, el alto mando ordenó desempolvar varios proyectos, entre ellos el de los Bell 407 que ahora se integraría al paquete de modernización de la FAM.

Personal de la FAM considera que si bien ya era necesario sustituir los aparatos MD530 y Bell 206, lo mejor hubiera sido comprar equipo más homogéneo y con un perfil y prestaciones netamente militares.

 

Sig Sauer, Sedena y Marina

Con esa compra vienen otras que involucran también a la Marina en una serie de operaciones que han alertado a congresistas de los Estados Unidos acerca de una inusual adquisición de material con el que la habrá un rearme en serio, con fusiles, lanzagranadas, pistolas, miras telescópicas, equipos de visión nocturna y sistema de localización.

Hace un par de semanas algunas ONG alemanas y norteamericanas comenzaron a difundir notas sobre un contrato irregular mediante el cual la compañía Sig Sauer alcanzaba un contrato por 266 millones de dólares para abastecer a la Sedena y a la Marina con equipo y materiales con los que podrán fabricar y reparar armas cortas y largas y acoplarles dispositivos avanzados en los próximos cuatro años.

Por lo que se ha publicado recientemente, estaríamos hablando de la posibilidad de fabricar en México entre 300 mil y 400 mil armas y aditamentos, proceso en el que la Marina sería la más beneficiada.

Las notas mencionan, por ejemplo, que el contrato implica la renovación de subcomponentes para los fusiles M16A2, M4 y AR-15. Se contempla también el ensamblaje de subametralladoras MPX-SMG (las cuales serán entregadas a la Marina), así como de las pistolas Sig SP2022, P224, P226, MK25 al igual que la pistola semiautomática P229.

Este paquete incluye la instalación de aditamentos lanzagranadas, calibre 40 milímetros, en más de mil fusiles navales.

El problema con todo este paquete radica en que su uso y destino final carecen de controles en los Estados Unidos y en México. Técnicamente, si el paquete se hubiera comprado directamente a la compañía alemana Sig Sauer en su tierra, hubiera contado con numerosas restricciones y quizá el gobierno no lo hubiera autorizado.

Sin embargo, el contrato se hizo con la filial de Sig Sauer en New Hampshire, en donde no existen restricciones para la venta de armas al extranjero; no hay un seguimiento para ver a quién se le vende el armamento, cual es el destino y uso final del equipo y si este se utilizaría en países o ciudades en donde se violan sistemáticamente los derechos humanos.

Alguien en Sedena y en Marina se puso listo y puenteó la negociación para evitarse problemas, pero…



Anuncios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *